Back to top
14.11.2018

Irak: un hospital rehabilitado que marca la diferencia

Mejoramos el acceso a la atención médica en el distrito de Sinjar. Desde que hemos reabierto la maternidad, contamos una media de 25 partos por semana en nuestras instalaciones.

-A A +A

Con el fin de ayudar a cubrir la necesidad urgente de servicios de atención médica secundaria para la población que regresa al distrito de Sinjar, en Irak, hemos empezado nuestras actividades en el Hospital General de Sinuni en colaboración con la Dirección de Salud de Irak.

Empezamos esta labor en Sinuni, la ciudad más densamente poblada de Sinjar, tras ver que existían muy pocos servicios más allá de la atención primaria. Además, faltaban servicios de urgencia, maternidad y pediatría.

Y es que para los habitantes de este distrito, acceder a servicios de salud de calidad ha sido increíblemente difícil desde que el grupo Estado Islámico (EI) tomó la zona en 2014, y tras la subsecuente ofensiva militar para retomarla.

"El acceso a la atención médica en Sinjar se ha visto drásticamente afectado por los severos daños a la infraestructura médica, el desplazamiento de profesionales sanitarios y la continua inseguridad en algunas zonas de la gobernación", explica Morris N. Ramnaps, nuestro coordinador en Sinuni.

Desde julio pasado, hemos apoyado al Hospital General de Sinuni con la rehabilitación y gestión del servicio de urgencias, incluyendo un servicio de ambulancia para referencias a atención de seguimiento y la única instalación de maternidad equipada con un quirófano en el área.

“El número de pacientes en la maternidad está aumentando desde que reabrimos el servicio. Ahora contamos una media de 25 partos por semana en nuestras instalaciones", comenta Priscillah Gitahi, responsable de nuestro equipo médico en Sinuni.

Además, debibo a la historia de violencia en esta región iraquí, los Yezidis a veces se sienten incómodos y reacios a aceptar referencias médicas a centros remotos en ciudades como Mosul o Tal Afar.

Para finales de 2018, empezaremos a brindar servicios de salud mental en Sinuni debido a la gran demanda y necesidad de asesoramiento psicológico relacionado con casos de trauma, atención psiquiátrica y tratamiento farmacológico de enfermedades mentales en la región.

"También trabajamos para aumentar el acceso a la atención terciaria de seguimiento, pues el 90% de las referencias de Sinjar a las instalaciones en otras regiones están respaldadas por MSF", añade Ramnaps.

Desde que finalizó la ofensiva militar en noviembre de 2015, las personas han regresado poco a poco a Sinjar. Actualmente viven unas 100.000 personas en el distrito, en su mayoría miembros de la comunidad Yezidi. Antes de la crisis, el distrito tenía una población multiétnica de alrededor de 400.000 personas.

El lento retorno de la población a Sinjar se debe a varios factores, entre los que se incluyen la gran destrucción de infraestructura y viviendas en el distrito, especialmente en el sur del monte Sinjar, y el limitado acceso a servicios básicos de salud y educación.

Trabajamos en Irak desde 1991. Con más de 1.500 trabajadores, proporcionamos atención médica gratuita y de calidad a cualquier persona, independientemente de su raza, religión, género o afiliación política. Ofrecemos atención médica primaria y secundaria, que incluye servicios para mujeres embarazadas y nuevas madres, cirugías y rehabilitación para heridos de guerra, apoyo en salud mental y actividades de educación de la salud. Actualmente trabajamos en las gobernaciones de Erbil, Diyala, Ninewa, Kirkuk, Anbar y Bagdad.