Back to top
02.06.2020

100 profesionales ya trabajan en un centro especial contra la COVID-19 en Venezuela

Acondicionamos y operamos un centro especial de COVID-19 en Caracas: hemos rehabilitado la infraestructura y diseñado un circuito para pacientes que requieren atención médica y psicológica, sobre todo relacionada con el coronavirus.

-A A +A

Más de 100 profesionales de distintas disciplinas están trabajando en el Hospital Pérez de León II, uno de los centros centinelas asignados por las autoridades sanitarias con el fin de atender pacientes de COVID-19 en Petare, en el noreste de Caracas, la capital de Venezuela.

Se trata de un plan de respuesta llevamos adelante en colaboración con las autoridades nacionales y la dirección del hospital, a través de la rehabilitación de la infraestructura y el diseño de un circuito para pacientes que requieren atención médica y psicológica, específicamente relacionada con el coronavirus.

El plan, además, establece medidas de protección y capacitación para el personal que recibe a quienes pudiesen requerir hospitalización y atención en unidades de cuidados intensivos.

Un ala del Hospital Ana Francisca Pérez de León II, que ya brindaba servicio a una de las zonas más pobladas de Caracas, ha sido dispuesta exclusivamente para atender la pandemia.

Por ello, un equipo multidisciplinario de MSF y del propio hospital, compuesto por médicos, epidemiólogos, enfermeros, psicólogos, técnicos, transportadores y personal de mantenimiento, trabaja ya para atender a todas las personas que asistan al lugar con síntomas relacionados al COVID-19, desde un enfoque tanto médico como psicológico.

“Ha sido un trabajo arduo y no exento de desafíos, por la premura de la situación y la necesidad de adaptar la estructura hospitalaria a las medidas de bioseguridad sin comprometer el resto de actividades de emergencias. Esto ha sido posible gracias a un deseo desde nuestra organización y desde la Dirección del Hospital de encontrar las mejores soluciones para los pacientes. Es una situación nueva para todos, así que se exige siempre lo mejor de cada uno y alguna que otra solución innovadora”, señala Isaac Alcalde, nuestro coordinador general para los proyectos de Caracas, Miranda y Respuesta a Emergencias.

Uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado este proyecto es la falta de disponibilidad de material de protección para el equipo sanitario a nivel global. “Sabemos que en muchos países el personal sanitario ha estado expuesto y ha habido muchos contagios por falta de material. Haremos todo lo posible por que esto no suceda acá. Queremos, además, realzar la labor de los equipos médicos que, aunque estén protegidos, estarán enfrentando situaciones dificilísimas, tanto personales como profesionales. Estaremos muy pendientes de brindarles todo el apoyo necesario, también psicológico, para minimizar el impacto de esta situación tan extraordinaria”, resalta Alcalde.

Una vez que un paciente llega al Hospital Pérez de León II, es recibido por un equipo médico que hace las preguntas pertinentes sobre sus síntomas para evaluar si en efecto cumple con el protocolo para proseguir con la realización de una prueba rápida o una PCR. Si el diagnóstico es positivo, el paciente pasa a la zona de aislamiento para evaluarlo, estabilizarlo y darle atención médica y de salud mental. En paralelo, se realiza un trabajo de promoción a la salud y también soporte psicológico para la familia, al tiempo que se hace una búsqueda activa de posibles casos en su entorno.

El centro cuenta con una capacidad máxima de 22 camas: 16 de hospitalización y 6 de cuidados intensivos. Adicionalmente, tres ambulancias son operadas por nuestro personal para realizar transporte interhospitalario, así como entre CDI y hospitales, no solo de casos de coronavirus, sino de otras urgencias vitales que no hay que olvidar en estas situaciones de epidemias. Adicionalmente, se rehabilitaron cinco ambulancias del SIAMU en Distrito Capital.

En Venezuela, hemos adaptado nuestras operaciones en respuesta a la emergencia sanitaria del COVID-19, intentando dar prioridad a la población más vulnerable que asiste en diferentes programas de la organización en Anzoátegui, Amazonas, Bolívar, Sucre, Miranda y el Distrito Capital y que padecen otro tipo de enfermedades. Somos una organización médico-humanitaria imparcial, neutral e independiente con presencia en más de 70 países y que trabaja en Venezuela desde el año 2015.