Back to top
09.11.2017

Yemen: debemos poder entrar en el país, la población está muy necesitada

Hacemos un llamamiento a la coalición liderada por Arabia Saudí para que permita inmediatamente el acceso de las organizaciones humanitarias a Yemen tras el súbito cierre de sus fronteras. Dos años y medio de guerra han dejado a millones de yemeníes sin acceso a bienes básicos, a una alimentación adecuada o a agua potable.

-A A +A

Durante los últimos tres días, la coalición liderada por Arabia Saudí no ha permitido nuestros vuelos a Yemen, obstaculizando directamente nuestra capacidad para proporcionar ayuda médico-humanitaria a una población extremadamente necesitada.

Por lo tanto, hacemos un llamamiento urgente a la coalición liderada por Arabia Saudí para que permita inmediatamente tanto un acceso libre a Yemen así como dentro del país para que la ayuda humanitaria pueda llegar a quienes más la necesitan.

El pasado lunes 6 de noviembre, la coalición liderada por Arabia Saudí declaró que todos los cruces de frontera hacia Yemen, tanto los puertos como los aeropuertos, se cerraban inmediatamente; pero que tendrían en consideración “la entrada y salida de los trabajadores y suministros humanitarios”. Hasta el momento, esta promesa no ha sido cumplida.

“Durante los últimos tres días, la coalición no ha permitido que MSF realice vuelos desde Yibuti a Saná o Adén, a pesar de las repetidas peticiones para que nuestros vuelos sean autorizados. El acceso de los trabajadores y suministros humanitarios a Yemen es vital para brindar una ayuda desesperadamente necesitada a una población que ya se ha visto severamente afectada a causa de más de dos años y medio de conflicto”, denuncia Justin Armstrong, nuestro coordinador general en Yemen.

Contra los principios humanitarios

El acceso a la atención médica en Yemen está severamente limitado. Cientos de instalaciones médicas han sido cerradas, dañadas o destruidas totalmente durante el conflicto. Millones de yemeníes han sido desplazados y no tienen acceso a bienes básicos, ni a una alimentación adecuada o agua potable.

“El gran impacto de este bloqueo sobre los hombres, mujeres y niños de Yemen ya es evidente y pone a cientos de miles de vidas en riesgo. Los precios del combustible se han disparado en los principales centros; los suministros de diésel y gas para cocinar están escaseando y los cargamentos de medicamentos esenciales están detenidos en los puntos fronterizos. La ya devastada economía de Yemen sin duda se verá más afectada y hará que sea cada vez más difícil para la población satisfacer sus necesidades básicas. Por eso es tan necesaria la ayuda humanitaria”, añade Armstrong.

La declaración de la coalición liderada por Arabia Saudí también incluía una advertencia más amplia a que las organizaciones humanitarias evitaran ciertas áreas dentro de Yemen. Esto excluiría aún más de la atención médica vital a miles de personas afectadas por el conflicto. Estas medidas irían en contra del principio humanitario de imparcialidad, que establece que la ayuda humanitaria debe llegar a quienes más lo necesitan, independientemente de cualquier consideración política.

 

Actualmente, trabajamos en 13 hospitales y centros médicos de Yemen, y apoyamos a más de 18 hospitales y centros médicos a lo largo de 11 gobernaciones del país: Taiz, Adén, Ad Dalí, Saada, Amrán, Hajja, Ibb, Saná, Hodaida, Abyan y Lahj. Con un personal de casi 1.600 personas, incluidos 82 trabajadores internacionales y un apoyo financiero a más de 1.100 trabajadores del Ministerio de Salud del país, nuestra intervención en Yemen es una de las más grandes de nuestra organización en el mundo, en términos de personal.