Back to top

Yemen

Mapa de proyectos MSF Yemen
Consultas externas: 
151.000
Pacientes hospitalizados: 
14.700
Víctimas de la violencia atendidas: 
11.700
Cirugías: 
10.400
Consultas prenatales: 
9.800
-A A +A

En 2015, la escalada del conflicto derivó en una guerra abierta, agravándose las necesidades médicas y humanitarias previas, que ya eran masivas, al tiempo que la violencia obstaculizaba drásticamente la atención médica disponible.

Los hutíes prosiguieron su avance en 2015, y en enero asumieron el control del palacio presidencial en Saná. El presidente Abdo Rabu Mansur Hadi huyó a Adén mientras la coalición que le apoyaba, liderada por Arabia Saudí, iniciaba su intervención para recuperar el territorio perdido, que incluía el puerto de Adén. Mientras tanto, la guerra permitió que los combatientes de Al Qaeda y del Estado Islámico reforzasen su presencia en el país. Según las estimaciones de Naciones Unidas, para finales de año 2.800 personas habían perdido la vida y unos 2,5 millones se habían convertido en desplazados internos. El sistema de salud ha quedado desmantelado: el personal médico ha huido del país, las instalaciones han sido destruidas y se han cortado los suministros médicos.

En 2015, Médicos Sin Fronteras logró mantener sus operaciones en Adén a pesar de que la ciudad quedó dividida por la línea del frente. A lo largo del año, MSF también amplió sus actividades en otras áreas cuando la seguridad lo permitía. Pero el 26 de octubre un ataque destruyó el hospital al que MSF daba apoyo en Haydan, en la gobernación de Saada, y el 2 de diciembre otro ataque arrasó su clínica de campaña de Al Huban, en la gobernación de Taiz, hiriendo a nueve personas. Al mismo tiempo, el embargo que pesa sobre el combustible no ha dejado de obstaculizar la entrega de ayuda, y los movimientos de personas y organizaciones humanitarias se han visto restringidos por los combates, los ataques aéreos y las cambiantes líneas del frente.

Saada

La gobernación de Saada fue una de las zonas más afectadas por el conflicto. A partir de marzo hubo ataques aéreos diarios sobre zonas civiles, incluyendo los hospitales y centros médicos, por lo que en algunos distritos a la población le resultaba casi imposible conseguir atención médica. En abril, MSF empezó a colaborar con los servicios de urgencias y maternidad del hospital de Haydan, pero el ataque de octubre forzó la suspensión de estas actividades y no pudieron reanudarse hasta diciembre (en la parte del edificio que no había sido dañada). En mayo, otro equipo de MSF comenzó a trabajar en el hospital Al Yumhuri de Saada capital, ofreciendo servicios de urgencias, hospitalización, cuidados intensivos, maternidad y salud mental a una población de 700.000 personas; en urgencias fueron atendidos más de 6.100 pacientes y se realizaron más de 2.900 intervenciones quirúrgicas. En noviembre, otro equipo de MSF comenzó a apoyar al hospital Shiara, en el distrito de Razé: cada semana eran asistidos más de 100 partos, y en todo el año más de un millar de pacientes fueron atendidos en urgencias. También hubo personal de MSF colaborando con los equipos médicos de los hospitales de Majz y Nushur.

Ad Dali

En abril estallaron fuertes combates en la gobernación de Ad Dali, que no remitieron hasta que el frente se desplazó a Ibb en agosto. Muchas personas quedaron atrapadas en zona de combates y se produjeron muchas muertes a consecuencia de heridas de guerra. MSF amplió su apoyo a los hospitales y clínicas de atención primaria del Ministerio de Salud, por ejemplo en Al Salam y Al Azariq, ofreciendo consultas externas y de urgencias, cirugía, atención hospitalaria y servicios de salud reproductiva. Estos equipos realizaron más de 60.000 consultas externas y de emergencia, practicaron más de 700 cirugías y derivaron a alrededor de 1.000 pacientes.

Adén

Entre los meses de marzo y julio se registraron intensos combates en Adén. MSF siguió dirigiendo el centro de urgencias del distrito de Sheij Othman en la ciudad de Adén, que proporcionó servicios de urgencias, cirugía (en dos quirófanos), cuidados intensivos, hospitalización, salud mental y fisioterapia. La capacidad de camas se incrementó de 45 a 74 para hacer frente a las nuevas necesidades, causadas por varios incidentes con gran volumen de víctimas que ocasionaron más de 100 heridos cada uno. Muchos de los pacientes recibidos eran niños heridos por minas terrestres y proyectiles sin detonar. En total, los equipos realizaron casi 7.800 consultas de emergencia y 4.300 intervenciones quirúrgicas relacionadas con el conflicto. En el momento álgido, MSF también dio atención médica de urgencias en tres clínicas de salud en distritos en los que resultaba muy difícil entrar.

Taiz

La ciudad de Taiz, con una población estimada de 600.000 habitantes, fue escenario de intensos combates a partir de julio. La ciudad fue asediada y mucha gente quedó atrapada en su interior; la situación se agravó aún más en agosto, cuando comenzó un bloqueo a los suministros médicos que tuvo graves consecuencias en la atención que podía prestarse. Para paliar esta emergencia, MSF estuvo colaborando con hospitales a ambos lados de la línea, donándoles suministros médicos. En el lado de Al Huban, MSF dio apoyo al hospital militar, al Yemeni International y al Al Risala, y dentro del enclave, a los hospitales de Al Thaura y Al Rauda. En total, estos equipos de MSF realizaron más de 15.400 consultas de urgencias, 6.800 consultas con personas con heridas de guerra, 1.100 cirugías y 10.900 curas; también distribuyeron artículos de primera necesidad como mantas, alimentos y bidones de agua a los desplazados en la ciudad.

En noviembre, MSF puso en marcha un hospital materno-infantil en el barrio de Al Huban, que ofrecía servicios de urgencias, salud reproductiva y atención ambulatoria para niños menores de 10 años. Se realizaron unas 7.800 consultas externas y 7.500 consultas de urgencias.

Amran

MSF mantuvo su apoyo al hospital Al Salam, colaborando en los servicios de urgencias, maternidad, hospitalización, consulta externa, laboratorio y banco de sangre. Dadas las crecientes dificultades de la población para llegar a los centros de salud, MSF amplió sus actividades en el hospital de Amran, donde realizó 3.000 cirugías y 28.200 consultas de emergencia. El hospital admitió a más de 5.500 pacientes y atendió 2.900 partos. MSF también prestó apoyo al centro de salud de Huth, donde atendió 9.300 consultas de emergencia, y donó medicamentos e impartió formaciones en tres centros médicos del norte de la gobernación. A medida que aumentaba el número de desplazados, MSF fue desplegando clínicas móviles, al tiempo que colaboraba con los servicios de agua y saneamiento en Jamir y Huth.

Hajjah

En mayo, MSF empezó a colaborar con el centro de salud de Beni Hassan y organizó clínicas móviles para dar atención médica a 15.000 desplazados internos. Estos equipos realizaron consultas externas y distribuyeron artículos de primera necesidad y hasta 240.000 litros de agua cada día. En julio, estas actividades se trasladaron al hospital de Abs, una instalación más completa que podía ofrecer una mayor gama de servicios a la población, por ejemplo atención de urgencias, salud materna y cirugía. En agosto, MSF también empezó a apoyar al hospital de Al Yumhuri en la ciudad de Hajjah, colaborando en la respuesta a emergencias, la atención a heridos de guerra, las intervenciones quirúrgicas y la atención a pacientes hospitalizados. Solo en urgencias fueron atendidas más de 4.550 personas.

Saná

Por otra parte, MSF mantuvo su programa de VIH en el hospital Al Yumhuri de Saná, que proporciona tratamiento antirretroviral a 770 personas.

Hadramut

En noviembre dos ciclones azotaron la costa sureste de Yemen. MSF lanzó una clínica móvil en Mukalla para ayudar a las familias que habían perdido sus hogares, e hizo donaciones al hospital local y a su banco de sangre. Este equipo realizó unas 300 consultas y distribuyó mantas, bidones de agua y kits de limpieza a 200 familias desplazadas. A unos 50 kilómetros de distancia en la costa oeste, en el distrito de Borom Mayfa, el equipo instaló 14 tanques de agua para garantizar el suministro a más de 400 familias desplazadas.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Yemen entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Yemen con 551 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 40,2 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1994.

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en Yemen. En 2015, los proyectos de MSF España se encontraban en las gobernaciones de Saada, Hajjah y Al Baida; el programa de VIH, por su parte, tenía alcance nacional. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.

Testimonio

Husni Mansur, supervisor de enfermería de MSF en Adén.

“Nuestro mayor temor es que los combates cerquen el hospital. Muchas veces, cuando los enfrentamientos se intensifican, bajamos al sótano. Pero esto genera un problema diferente. Antes de ponernos a salvo, trasladamos a los pacientes hospitalizados cuyas camas están cerca de las ventanas. Esto ha sucedido en innumerables ocasiones. Cuando oímos el sonido de los disparos, bombardeos o ataques aéreos, trasladamos a todos los pacientes a zonas seguras antes de refugiarnos nosotros. Las ventanas del hospital se han roto más de una vez y hemos recibido impacto de disparos, pero nadie ha resultado herido dentro del hospital”.