Back to top

Afganistán

Más de 40 años de conflictos e inestabilidad han arruinado la economía y las infraestructuras de Afganistán y muchas personas dependen de la asistencia humanitaria.

Mapa de proyectos MSF Afganistán
307.200  
Consultas externas
59.900  
Partos asistidos
6.280  
Cirugías
1.160 
Personas iniciaron tratamiento de tuberculosis
-A A +A

 

En 2019, MSF dirigía seis proyectos en otras tantas provincias afganas, centrados en la atención pediátrica y materna y en las urgencias médicas.

La crisis en Afganistán se caracteriza por estallidos de conflictos, desastres naturales recurrentes, desplazamiento interno generalizado, indicadores de salud muy negativos, pobreza extrema y una sanidad sobrecargada e infradotada. En 2019, las elecciones presidenciales y las negociaciones entre Estados Unidos y el Emirato Islámico de Afganistán (los talibanes) condujeron a la reanudación de la violencia, lo que tuvo un efecto grave en el acceso de la población a la atención médica. Según un informe de la ONU, se calcula que una de cada tres personas no tiene un centro de salud que funcione a menos de dos horas de su casa.

Actividades en Kabul

El proyecto de Ahmed Shah Baba, en el este de la capital, fue el primero abierto tras regresar MSF al país en 2009. Desde entonces, se ha trabajado para convertir este hospital en un hospital de distrito: se reforzaron las Urgencias, la maternidad y los protocolos de tratamiento, y se ampliaron los servicios ya disponibles para que menos pacientes tuvieran que ser derivados a otros hospitales. En marzo de 2019, culminamos el traspaso al Ministerio de Salud Pública. Entre 2009 y 2018, nuestros equipos atendieron más de un millón de consultas externas y casi medio millón en urgencias, y asistieron más de 124.000 partos.

En 2019, seguimos brindando atención integral obstétrica y neonatal de emergencia en el hospital de Dashte Barchi, en un barrio con más de un millón de habitantes. Colaboramos con los servicios de maternidad, neonatología y cirugía, y proporcionamos atención prenatal y posnatal, planificación familiar, promoción de la salud y asesoramiento psicosocial a pacientes y sus cuidadores. Asistimos unos 16.000 partos y tuvimos ingresados a casi 1.500 recién nacidos. También colaboramos en la maternidad en otro hospital público de la zona con personal, capacitación y medicamentos esenciales.

Maternidad en Jost

Desde 2012, en Jost, en el este del país, gestionamos una maternidad, abierta las 24 horas del día para garantizar que las mujeres den a luz en un entorno seguro. En 2019, atendimos más de 23.000 partos, casi la mitad del total de alumbramientos en toda la provincia. No obstante, tras años de ver crecer esta cifra, comenzamos a observar un estancamiento del número de mujeres que venían a dar a luz. Por otra parte, mantuvimos nuestro apoyo en cinco centros de salud de los distritos periféricos, para que ampliaran su capacidad para atender partos sin complicaciones

Hospital de Boost, en Lashkar Gah

En 2019, nuestro proyecto en el hospital provincial de Boost cumplió 10 años; es uno de los tres centros de derivación que hay en el sur del país, donde trabajamos en colaboración con el Ministerio de Salud. El hospital se encuentra en la capital de la provincia de Helmand, una zona gravemente afectada por los conflictos y la inseguridad, y donde hay muy pocos centros de salud que funcionen. Nuestros equipos asistieron más de 18.000 partos, atendieron 184.000 consultas en urgencias y trataron a más de 87.000 niños, casi 4.000 de ellos por desnutrición aguda severa (una de las causas principales de mortalidad infantil en la provincia). En 2019, ampliamos nuestras actividades de capacitación y acompañamiento a personal sanitario rural, para mejorar la derivación temprana de partos con complicaciones y reducir las relacionadas con la llegada tardía al hospital.

Pediatría y urgencias en Herat

En 2018, unas 150.000 personas desplazadas internas llegaron a la ciudad de Herat tras huir de sus aldeas, afectadas por los conflictos y la sequía. Abrimos una clínica en las afueras de la ciudad en diciembre de 2018, para ofrecerles consultas médicas, tratamiento de la desnutrición, vacunas, atención prenatal y posnatal y servicios de planificación familiar. En 2019, atendimos a más de 44.000 personas, la mayoría niños con infecciones respiratorias agudas y diarreas acuosas.

A finales de 2019, finalizamos nuestro apoyo a las Urgencias del Hospital Regional de Herat, uno de los más importantes en el oeste de Afganistán. No obstante, en octubre, comenzamos a gestionar un centro intensivo de nutrición terapéutica (habilitado en la pediatría del hospital); hasta diciembre, ingresamos a unos 350 niños.

Tuberculosis resistente en Kandahar

La TB resistente a los medicamentos (TB-DR) es una gran preocupación en Afganistán, donde apenas hay conocimientos especializados sobre la enfermedad y el tratamiento escasea. Desde 2016, MSF colabora con el Ministerio de Salud en el diagnóstico y tratamiento de la TB-DR en la provincia de Kandahar; desde entonces, han sido atendidos 126 pacientes. En diciembre, empezamos a utilizar un régimen oral de nueve meses, que evita a los pacientes los medicamentos inyectables y, en consecuencia, la cantidad de visitas al hospital; antes de acabar 2019, había 13 personas siguiendo este nuevo tratamiento.

También seguimos colaborando con el Ministerio en el hospital regional de Miruais y con el centro provincial de TB, para atender a personas con formas de la enfermedad que sí responden a los tratamientos.

Atención traumatológica en Kunduz

En 2019, debido a la mayor difusión de nuestro proyecto, la cantidad de pacientes que acudía a la clínica traumatológica de Kunduz aumentó en casi un 30%. Nuestro equipo atendió a casi 3.400 personas y realizó unas 21.150 consultas de seguimiento. En la clínica, que inauguramos en julio de 2017, asistimos a pacientes estables con heridas por quemaduras leves, traumatismos, anteriores cirugías o enfermedades que causan lesiones crónicas en la piel (como la diabetes). Además, dirigimos una pequeña clínica de estabilización en el distrito de Chardara, al oeste de la ciudad de Kunduz, donde atendimos a casi 3.180 pacientes en 2019.

La construcción del nuevo centro traumatológico de MSF en Kunduz prosiguió a pesar de las dificultades vinculadas con la meteorología y la situación de la seguridad en la región. Se prevé que abra a finales de 2020.

 

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 2.388 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 35,4 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1980.