Back to top

Burundi

En 2019, Médicos Sin Fronteras respondió a brotes importantes de malaria y cólera por todo el país, al tiempo que seguía brindando atención de alta calidad a víctimas de traumatismos en la capital, Bujumbura.

Mapa de proyectos MSF Burundi
174.500  
personas con malaria tratadas
1.080  
personas con cólera tratadas
-A A +A

En 2019, aumentaron considerablemente los casos de malaria en Burundi: llegaron a registrarse cerca de nueve millones en todo el año. MSF inició la respuesta a este brote en el distrito de salud de Kinyinya, uno de los más gravemente afectados del país. En junio, nuestros equipos comenzaron a trabajar en 14 centros de salud y dos hospitales, dando tratamiento gratuito. En septiembre, realizamos una campaña de fumigación en interiores de viviendas para exterminar los mosquitos transmisores. En solo un mes, fumigamos más de 59.730 viviendas, dejando así protegidas a 287.000 personas durante un periodo de seis a nueve meses. En abril y diciembre de 2019, realizamos campañas similares en tres campos para personas refugiadas congoleñas.

En respuesta a una epidemia de cólera sin precedentes, habilitamos cuatro centros de tratamiento, en las provincias de Bujumbura, Cibitoke y Rumonge; también capacitamos al personal de salud pública y ayudamos con las campañas de concienciación. Además, en Bujumbura, concretamente en el suburbio de Kamenge, instalamos otro centro de tratamiento del cólera de 50 camas (ampliable), que estuvimos gestionando en colaboración con el Ministerio de Salud.

Seguimos brindando atención a víctimas de traumatismos y quemaduras en la clínica de 68 camas de Arche, situada en el distrito de Kigobe, también en la capital. Nuestros equipos médicos practicaron numerosas cirugías y pasaron 13.500 consultas externas. En junio, los casos de traumatismos simples se descentralizaron y trasladaron a cuatro centros de salud pública a los que dábamos apoyo en Bujumbura.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 349 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 8,9 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1992.