Back to top

Burundi

En 2020, Médicos Sin Fronteras continuó dirigiendo actividades de prevención y atención de la malaria, al mismo tiempo que respondió a epidemias y enfermedades desconocidas, además de ofrecer atención de alta calidad a víctimas de traumatismos en Bujumbura.

Mapa de proyectos MSF Burundi
14.800 
ingresos en urgencias
1.530 
casos de malaria tratados
-A A +A

Al igual que en 2019, nuestros equipos implementaron una campaña masiva de prevención de la malaria en el distrito de Kinyinya, que consistió en rociar insecticida en 67.000 viviendas para matar al mosquito transmisor y de ese modo ofrecer hasta nueve meses de protección contra la enfermedad. También mejoramos los estándares de tratamiento de la malaria en 17 centros médicos y nos aseguramos de que los pacientes recibieran atención gratuita.

En Bujumbura, nuestro centro traumatológico Arca de Kigobe, de 68 camas, siguió ofreciendo atención de emergencia a pacientes con traumatismos moderados o graves, causados en su mayoría por accidentes de tráfico. Brindamos apoyo en la atención a personas con lesiones simples en otros centros de salud y hospitales de distrito, y comenzamos a derivar a pacientes con traumatismos moderados al Hospital Universitario de Kamenge. Para facilitar el traspaso de nuestras actividades en Arca, en febrero de 2021, nos asociamos con el hospital Prince Régent Charles, con el objetivo de ayudarle a mejorar la atención a traumatismos moderados y graves (mediante capacitación médica, donaciones y apoyo económico).

En enero de 2020, tras conocerse la existencia de cientos –y posteriormente miles– de pacientes con úlceras en las extremidades inferiores en la provincia de Muyinga, asignamos un equipo para ofrecer atención médica en el distrito de salud de Giteranyi. Se sabe poco de la naturaleza o la causa de esta enfermedad, que afecta en su mayoría a niños que viven en condiciones precarias, por lo que también estamos colaborando con los estudios sobre medio ambiente, las pruebas de laboratorio y las investigaciones sobre el control de vectores.

Además de estos proyectos, nuestros equipos respondieron a varias emergencias en el país, por ejemplo, dando tratamiento durante un brote de sarampión en la provincia de Cibitoke y asistiendo a las víctimas de inundaciones cerca de Gatumba. Para ayudar en las actividades de prevención de la COVID-19, brindamos capacitación sobre triaje y control de infecciones en los centros apoyados por MSF en Bujumbura, Muyinga y Kinyinya, ambas cerca de la frontera con Tanzania.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2020; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2020, contábamos con 363 profesionales,* entre personal nacional e internacional, y gastamos 9 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1992.

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.