Back to top

Haití

Mapa de proyectos MSF Haití
Cirugías: 
12.900
Partos (incluyendo cesáreas): 
6.700
Consultas de salud mental (individuales y en grupo) 
5.000
-A A +A

El sistema de salud de Haití no consigue satisfacer algunas de las necesidades médicas más básicas de los haitianos, relacionadas con la atención de urgencias y la salud materno-infantil.

Mientras que algunos haitianos pueden acceder a la atención médica acudiendo a las clínicas privadas o viajando a otros países, en general la sanidad está fuera del alcance de una gran parte de la población. No hay suficientes centros de salud y tampoco fondos para cubrir sus gastos operativos y adquirir suficientes suministros médicos. Sin una inversión a largo plazo por parte del Gobierno de Haití y de los donantes internacionales, los más vulnerables seguirán sin poder recibir la atención médica que necesitan. Por esta razón, en 2015 Médicos Sin Fronteras siguió trabajando para cubrir las carencias sanitarias críticas, la mayoría de las cuales son anteriores al terremoto de 2010.

Puerto Príncipe

Un gran número de haitianos vive en condiciones de hacinamiento o inseguridad, por lo que los accidentes domésticos son muy frecuentes. La violencia, incluida la sexual, es todo un problema de salud pública, a pesar de lo cual hay poca atención médica especializada para quienes la sufren.

MSF dirige una unidad de quemados en el hospital del barrio de Drouillard, que se ha convertido en el centro de referencia nacional para estos pacientes; casi la mitad de ellos son menores de 5 años. En 2015, este equipo realizó 17.550 consultas, 3.550 intervenciones quirúrgicas, 12.100 sesiones de fisioterapia y 1.600 consultas de salud mental y psicosocial. MSF pretende capacitar a más personal médico y establecer un sistema de derivación para mejorar el acceso y la calidad de la atención a estos pacientes.

En Tabarre, el hospital quirúrgico Nap Kenbe gestionado por MSF cuenta con 122 camas y proporciona servicios de urgencias y traumatología y servicios relacionados. A lo largo de 2015, más de 13.000 pacientes fueron atendidos en las urgencias y se realizaron 6.400 intervenciones quirúrgicas. También se proporcionaron servicios de rehabilitación, fisioterapia y salud mental y psicosocial.

En el centro de urgencias y estabilización de Martissant, que opera gratuitamente las 24 horas del día, MSF asistió a 50.000 pacientes. De ellos, 30.000 fueron tratados por traumatismos accidentales y 5.000 por traumatismos violentos. El resto sufría quemaduras u otras lesiones y complicaciones obstétricas.

Salud sexual y reproductiva

La violencia sexual y de género es una emergencia olvidada en Haití. En mayo, MSF abrió la clínica Pran Men'm, que ofrece asistencia médica de urgencia en el periodo crítico de 72 horas que sigue a una agresión, además de atención médica a largo plazo y apoyo psicológico. Más de un tercio de los 258 pacientes tratados en la clínica en 2015 eran menores de 18 años.

A su vez, el Centro de Referencia para Urgencias Obstétricas (CRUO) de MSF, que se encuentra en el céntrico barrio de Delmas en Puerto Príncipe y cuenta con 148 camas, sigue dando atención obstétrica a embarazadas con complicaciones graves y potencialmente mortales, como preeclampsia, eclampsia, hemorragias, obstrucción en el parto o rupturas uterinas. El CRUO ofrece también atención posparto y neonatal, planificación familiar, tratamiento para la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo y apoyo psicológico. En 2015, este equipo llevó a cabo más de 18.300 consultas, atendió 6.000 partos y admitió a 2.500 bebés en neonatología. El CRUO cuenta con una maternidad para embarazadas con cólera, bautizada como Colernidad, que tiene 10 camas de hospitalización; en 2015, fueron ingresadas 144 pacientes.

El cólera sigue activo

El brote de cólera desatado tras el terremoto de 2010 sigue siendo una amenaza para la salud pública. En 2015, más de 2.300 pacientes fueron ingresados en el centro de tratamiento del cólera de Diquini (en el barrio de Delmas), con 55 camas y que es gestionado por MSF en colaboración con el Ministerio de Salud. Otros 750 pacientes fueron tratados en el centro Figaro, también en Delmas. En mayo, MSF pudo clausurar un tercer centro, que se encontraba en el barrio de Martissant, pues ya no era necesario, aunque un equipo de la organización siguió implicado en las actividades de vigilancia epidemiológica y respuesta.

Cierre del hospital Chatuley

MSF empezó a reducir sus actividades en el hospital Chatuley de Léogâne en 2013 y finalmente en agosto de 2015 lo clausuró. Este hospital se construyó tras el terremoto utilizando contenedores adaptados, y contaba con dos quirófanos; en la actualidad, la mayor parte de las intervenciones eran con víctimas de accidentes de tráfico y mujeres con embarazos complicados. En 2015, este hospital atendió 747 partos, ingresó a 300 bebés en neonatología y trató a 60 niños en la pediatría.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Haití entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Haití con 1.835 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 32,1 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1991.