Back to top

Irán

En 2019, Médicos Sin Fronteras siguió dirigiendo programas para asistir a comunidades refugiadas y migrantes y otros colectivos vulnerables que, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por implementar la sanidad universal, tienen dificultades para conseguir atención médica.

Mapa de proyectos MSF Irán
41.700  
consultas externas
5.410  
consultas individuales de salud mental
180 
personas con hepatitis C empezaron el tratamiento
-A A +A

Irán alberga oficialmente a 950.000 refugiados afganos, aunque la ONU calcula que hay además entre 1,5 y 2 millones de afganos indocumentados. Son una población marginada, al igual que ocurre con colectivos como las personas usuarias de drogas (aproximadamente el 3% de la población), las personas sin hogar y la comunidad étnica ghorbat; todos ellos tienen dificultades para obtener asistencia médica.

En 2019, nuestros equipos continuaron trabajando en el sur de Teherán para ofrecer atención integral a grupos vulnerables con alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas; estas actividades se desarrollaron en un centro de salud y una clínica móvil. Los servicios incluían consultas médicas, pruebas de enfermedades contagiosas (VIH, tuberculosis, hepatitis B y C), tratamiento para la hepatitis C y las infecciones de transmisión sexual, derivaciones a especialistas, atención prenatal y posnatal, obstetricia y planificación familiar. Además, contamos con un equipo de consejeros, trabajadores sociales y psiquiatras que ofrecen apoyo en salud mental.

Brindamos servicios similares a comunidades refugiadas y de acogida en nuestro proyecto en Mashad, cerca de la frontera con Afganistán, a través de clínicas móviles en Esmailabad y Golsharh. También dirigimos una clínica fija en Golsharh, donde se han asentado la mayoría de los 320.000 afganos que viven oficialmente en Mashad.

Después de las crecidas que afectaron a varias provincias, MSF inició una operación de emergencia en Lorestán a finales de abril. Durante tres meses, dirigimos clínicas móviles en aldeas remotas, en las que atendimos a cerca de 7.260 pacientes y distribuimos kits de higiene. Para mitigar los efectos del calor en el verano, instalamos en algunos de nuestros puestos de salud enfriadores de agua por evaporación y colocamos techos metálicos. También donamos materiales médicos, kits de higiene y utensilios de cocina a familias de Golestán.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 86 profesionales y gastamos 3,9 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1990.