Back to top

Irán

Desde 2012, Médicos Sin Fronteras presta servicios médicos a colectivos vulnerables que a menudo están excluidos de la atención médica, como es el caso de los consumidores de drogas, las personas sin hogar y los refugiados afganos.

Mapa de proyectos MSF Irán
29.500 
consultas externas
6.060 
consultas individuales de salud mental
190 
personas con hepatitis C iniciaron tratamiento
-A A +A

Irán alberga oficialmente a 950.000 refugiados afganos y a otros 28.000  iraquíes; además, unos 2,5 millones de afganos residen en Irán, bien con pasaporte en regla bien sin documentación, según ACNUR.1 Para este colectivo, así como para las personas sin hogar, la comunidad étnica ghorbat y los consumidores de drogas (colectivo este último que se estima en 2,8 millones de personas, un 3,5% de la población), obtener asistencia médica es muy difícil, a pesar de las promesas del Gobierno de implementar la cobertura universal.

En el sur de Teherán, en 2020 MSF continuó ofreciendo atención integral a grupos muy expuestos a las enfermedades infecciosas, actividades que se desarrollaban en un centro de salud y con una clínica móvil: consultas médicas, pruebas de enfermedades contagiosas (VIH, tuberculosis o hepatitis B), tratamiento de infecciones de transmisión sexual (como la sífilis), derivaciones a especialistas, atención prenatal y posnatal, planificación familiar, pruebas y tratamiento de la hepatitis C (la infección más habitual entre quienes consumen drogas en Irán) y apoyo en salud mental.

En Mashad, la segunda ciudad más importante del país, nuestras clínicas móviles prestaron servicios similares a personas refugiadas, comunidades de acogida y a las residentes de un centro para mujeres. También trabajamos en una clínica del distrito de Golshahr, donde viven el 80% de los afganos de Mashad. En 2020, ampliamos estas actividades a once centros para personas que están dejando de consumir drogas.

Irán se vio muy afectado por la pandemia de la COVID-19. Durante el pico inicial, comenzamos los preparativos para establecer una unidad de tratamiento de 50 camas en Isfahán, para respaldar a un hospital local. Poco después de la llegada del equipamiento y de nuestro personal, la autorización fue revocada. Al no poder trasladar la unidad a otro lugar, nos la llevamos a Afganistán, a nuestro proyecto en Herat.

 

1 Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.


 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2020; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2020, contábamos con 93 profesionales,* entre personal nacional e internacional, y gastamos 2,4 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1990.

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.