Back to top

Pakistán

En 2019, mejorar la atención médica para madres, niños y recién nacidos siguió siendo una prioridad para Médicos Sin Fronteras en Pakistán. También tratamos enfermedades infecciosas y respondimos a desastres naturales.

Mapa de proyectos MSF Pakistán
6.550  
personas con leishmaniasis cutánea tratadas
33.200  
partos asistidos
5.150 
hospitalizaciones de niños menores de 5 años
-A A +A

En Pakistán, hay poca atención médica gratuita y de calidad para madres y niños, especialmente en las zonas rurales. Incluso cuando existen tales servicios, muchas personas no pueden pagarlos. Proporcionamos atención reproductiva, neonatal y pediátrica en cinco localidades de las provincias de Baluchistán y Khyber Pakhtunkhwa. Las comunidades locales, la población refugiada afgana y las personas que cruzan esporádicamente desde Afganistán para conseguir atención médica se beneficiaron de los servicios obstétricos integrales de emergencia que ofrecía MSF durante las 24 horas del día, y que incluyían cirugía y derivaciones de los casos complicados.

Además, mantuvimos nuestro programa hospitalario y ambulatorio de nutrición terapéutica para niños gravemente desnutridos en Baluchistán. En 2019, en cuatro distritos de la provincia, hospitalizamos a 910 niños y atendimos a 10.200 en consulta ambulatoria. Nuestros equipos atendieron también casos de traumatismos en Chaman, una ciudad en la frontera con Afganistán, y gestionaron un servicio de emergencias en el distrito de Lower Dir. Tras más de 10 años de trabajo en esta zona, en 2019 anunciamos el traspaso gradual de las actividades en Lower Dir al Departamento de Salud de Khyber Pakhtunkhwa, proceso que debería culminar en enero de 2021.

Tratamiento de enfermedades endémicas

MSF dirige cuatro centros de tratamiento de la leishmaniasis cutánea. Esta enfermedad tropical parasitaria desatendida es transmitida por la picadura de un flebótomo y causa lesiones en la piel dolorosas o deformantes. Aunque no pone en riesgo la vida, la grave deformación física puede dar lugar al estigma y la discriminación. La leishmaniasis cutánea es endémica en algunas partes de Pakistán, pero el tratamiento no está disponible o es demasiado costoso para la mayoría de la gente. En consecuencia, quienes la sufren dependen en gran medida de organizaciones internacionales como MSF. Además de diagnóstico y tratamiento, nuestros equipos ofrecen educación para la salud y asesoramiento psicológico. Durante un brote de la enfermedad en 2019, también donamos suministros médicos al Departamento de Salud de Khyber Pakhtunkhwa.

Por otra parte, Pakistán tiene una de las tasas de prevalencia de hepatitis C más altas del mundo. En la Colonia Machar, un barrio marginal densamente poblado de la ciudad de Karachi, registramos para su tratamiento a 1.410 pacientes nuevos y atendimos casi 8.740 consultas por hepatitis C. La clínica ofrece diagnóstico, tratamiento, asesoramiento psicológico y promoción de la salud, con un modelo descentralizado de atención que venimos desarrollando en Pakistán desde 2015.

Respuesta a emergencias

MSF también siguió ayudando a las autoridades paquistaníes en la preparación para respuesta a emergencias por epidemias o desastres naturales. En 2019, durante un brote de dengue que afectó a todo el país, colaboramos con las autoridades sanitarias con campañas de concienciación y donaciones de mosquiteras, equipos logísticos y médicos e insecticida. También donamos equipos médicos a un hospital en la Cachemira administrada por Pakistán que había sido dañado por un terremoto en septiembre.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 1.510 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 18,2 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1986.