Back to top

Sierra Leona

MSF siguió ayudando a la recuperación de los servicios de salud tras el brote de Ébola que afectó al país entre 2014 y 2016, centrándose en la capacitación del personal y en mejorar la atención materno-infantil.

Mapa de proyectos MSF Sierra Leona
115.900  
consultas externas
46.600  
personas con malaria tratadas
32.200  
consultas prenatales
4.690  
partos asistidos
1.570  
niños hospitalizados en programas de nutrición terapéutica
-A A +A

Nuestros equipos trabajaron junto al Ministerio de Salud y Saneamiento en hospitales, centros de atención primaria y en las mismas comunidades, para mejorar la atención médica y cubrir los vacíos en el suministro de medicamentos esenciales.

Salud materno-infantil

Trabajamos con el Ministerio de Salud para fortalecer la sanidad en el distrito de Kenema: dimos atención integral en 13 estructuras periféricas en tres cabeceras municipales (Gorama Mende, Wandor y Nongowa) y en nuestro nuevo hospital en la ciudad de Hangha. El objetivo era reducir la morbilidad y la mortalidad entre niños y en mujeres durante el embarazo y el parto; Sierra Leona es uno de los países con tasas de mortalidad materno-infantil más altas del mundo.

El hospital siguió ofreciendo diversos servicios pediátricos, que incluyen urgencias, cuidados intensivos, nutrición terapéutica, hospitalización general y hospitalización en aislamiento para pacientes con sospecha de fiebre de Lassa, enfermedad endémica en el país. También habilitamos un laboratorio y un banco de sangre.

En los municipios más aislados de Gorama Mende y Wandor, la prevalencia de la malaria es alta, así como la mortalidad debida a esta enfermedad. La topografía es complicada, las carreteras y caminos están en malas condiciones y las comunidades son dispersas, con lo que la población tiene muchas dificultades para recibir atención médica. Centramos nuestros esfuerzos en los menores de 5 años, las embarazadas y las madres lactantes, con atención primaria y coordinando derivaciones de emergencia para atención especializada cuando esta es necesaria.

Mantuvimos nuestro programa materno-infantil en Tonkolili, en el hospital de distrito de Magburaka y en ocho unidades periféricas de salud; en todas estas estructuras, mejoramos la prevención y control de infecciones y los sistemas de agua y saneamiento, además de donar medicamentos y capacitar al personal local. También ayudamos con las derivaciones desde los puestos de salud y asistimos a víctimas de violencia sexual con apoyo psicosocial, atención médica y servicios anticonceptivos.

Emergencias

En 2019, dimos apoyo logístico al Ministerio de Salud en el distrito de Kambia durante el brote de sarampión. Nuestros equipos también ayudaron en las campañas de vacunación de rescate contra el sarampión y la rubeola en los distritos de Kenema y Tonkolili, donando suministros médicos, organizando el transporte y la gestión de residuos, y dirigiendo actividades de promoción de la salud. Además, en noviembre, ayudamos a controlar la fiebre de Lassa, aportando guías y protocolos clínicos, donando materiales de prevención y control de infecciones y suministros médicos a los distritos de Kenema y Tonkolili, y habilitando un servicio de ambulancias para los casos sospechosos y confirmados.

Recursos humanos para el desarrollo de la salud

El desarrollo profesional del personal de la salud sierraleonés es la máxima prioridad para MSF. En diciembre de 2019, concluyó la formación impartida por el Consejo de Enfermería y Obstetricia de Ghana a 47 personas, entre parteras y personal de enfermería, un curso de dos años pagado por MSF. El equipo trabajará en nuestro hospital en Hangha y en otros centros de salud del país. En febrero, se inscribió otro grupo de profesionales de enfermería en un curso de formación.

Diagnóstico y tratamiento de la TB-DR

También iniciamos un nuevo proyecto de diagnóstico y tratamiento de la TB resistente a los medicamentos (TB-DR) en la ciudad de Makeni y en el distrito de Bombali. Nuestros equipos colaboraron con el programa nacional de TB para descentralizar el diagnóstico y el tratamiento y ponerlos al alcance de las personas allí donde vivan. En 2019, ayudamos a rehabilitar la sala de TB en Makeni, mejoramos la ventilación y creamos una zona de ocio. Los primeros pacientes comenzaron un régimen de tratamiento totalmente oral, sin necesidad de inyecciones.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 1.091 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 17,7 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1986.