Back to top

Sierra Leona

Mapa de proyectos MSF Sierra Leona
Consultas externas: 
6.600
Consultas de salud mental (individuales y en grupo): 
630
Pacientes con Ébola tratados: 
530
-A A +A

El 7 de noviembre de 2015, la Organización Mundial de la Salud declaró el final de la epidemia de Ébola en Sierra Leona, si bien a lo largo del año aún se habían registrado algunos casos.

En 2015, Médicos Sin Fronteras mantuvo sus operaciones contra el Ébola en Freetown, donde el centro de tratamiento de 100 camas abierto en el colegio Prince of Wales siguió trabajando hasta febrero, diagnosticando, dando atención médica y apoyo psicológico a los enfermos, y organizando actividades de promoción de la salud. De 400 pacientes ingresados, 170 estaban infectados.

En enero de 2015 empezó a funcionar en Freetown una unidad especializada para atender a embarazadas con Ébola y a sus bebés, que son particularmente vulnerables a la enfermedad. En el punto álgido de la epidemia, la tasa de mortalidad de las embarazadas llegó a ser del 90% ya que, debido a lo delicado de un parto, muchos sanitarios no se atrevían a atenderlas. Ya entrado el año, este equipo también empezó a atender a pacientes que requerían atención médica aunque no estuvieran embarazadas.

Muchos supervivientes de Ébola padecen problemas oculares y dolor de articulaciones, además de ansiedad y depresión. En febrero, MSF abrió una clínica para este colectivo en Freetown: se les proporcionó apoyo médico y psicológico y se organizó un sistema de derivación al hospital de Kissy para los que lo necesitaban, en especial para garantizarles atención oftalmológica gratuita. En julio, MSF también empezó a dar apoyo a los supervivientes del distrito de Tonkolili (mediante clínicas móviles) y en diciembre replicó estas actividades en el distrito de Kailahun: allí se realizaban consultas médicas y se derivaba a los pacientes a clínicas oftalmológicas móviles gestionadas por la ONG Partners in Health.

Por otra parte, hasta finales de mayo, los equipos de vigilancia epidemiológica de MSF ayudaron al Ministerio de Salud en el seguimiento de las alertas de Ébola, y acompañaron a los equipos de desinfección de viviendas que trabajaban en los barrios más pobres de Freetown. Estas actividades, que fueron esenciales en el control del brote, consistieron en la desinfección con cloro de hogares y pertenencias, la distribución de artículos de higiene y desinfección (cloro y jabón) y la promoción de la salud. MSF también proporcionó equipos de protección individual al personal sanitario del Ministerio, como gafas, mascarillas quirúrgicas, batas y guantes.

Cierre y traspaso de proyectos

El centro de tratamiento de Kailahun cerró a principios de 2015, tras impartir una formación exhaustiva al personal del Ministerio de Salud sobre los protocolos de bioseguridad y aislamiento, el proceso de derivación de pacientes y la vigilancia epidemiológica. MSF también construyó una sala de aislamiento con capacidad para cubrir a todo el distrito. Asimismo, el centro de tratamiento de Magburaka cerró en mayo y el de Bo, en octubre.

Respuesta al sarampión y la malaria

Durante la epidemia de Ébola se abandonaron los calendarios de vacunación rutinaria, lo que hizo resurgir enfermedades prevenibles. En abril, MSF respondió a un brote de sarampión en Freetown, y hasta el mes de junio los equipos prestaron apoyo a 10 unidades de salud pública, con actividades de capacitación del personal, supervisión de la atención a pacientes y donación de medicamentos.

En enero, MSF también llevó a cabo una distribución masiva de medicamentos contra la malaria en el Área Occidental (provincia en la que se encuentra Freetown); esta campaña llegó a más de 1,8 millones de personas.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Sierra Leona entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Sierra Leona con 779 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 18,2 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1986. MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en Sierra Leona. En 2015, durante la epidemia de Ébola, los proyectos de MSF España se encontraban en Freetown.