Back to top

Sudán

En 2020, Médicos Sin Fronteras colaboró con la respuesta a la COVID-19 y brindó asistencia de emergencia a las personas afectadas o desplazadas por la violencia, entre ellas las que huían de Tigray, en la vecina Etiopía.

Mapa de proyectos MSF Sudán
176.100 
consultas externas
3.660  
partos asistidos
1.240 
niños y niñas hospitalizados en programas de nutrición terapéutica
290 
personas con kala azar tratadas
-A A +A

A partir de abril, MSF comenzó a respaldar la respuesta nacional a la pandemia en la capital, Jartum, impartiendo capacitaciones para mejorar las medidas de prevención y control de infecciones, los circuitos de atención y triaje, y el suministro de agua y saneamiento en los centros médicos. Estas formaciones, realizadas en colaboración con el Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud, se brindaron a personal sanitario de todos los niveles en 90 hospitales del estado de Jartum, con la idea de que, desde ahí, las capacitaciones se replicaran a hospitales de otros estados.

En agosto, inauguramos un centro de tratamiento temporal de la COVID-19 en el Hospital Universitario de Omdurman, en colaboración con el Ministerio de Salud, para pacientes con síntomas desde moderados a graves. Durante 2020, también realizamos sesiones de promoción de la salud y sensibilización sobre la COVID-19 en comunidades locales y centros de salud de todo el país.

Lanzamos además intervenciones de emergencia, mediante clínicas móviles, tras los estallidos violentos y consiguientes desplazamientos de población en Geneina (Darfur Oeste) y Sortoni (Darfur Norte); lo mismo ocurrió en Puerto Sudán (Mar Rojo) y Gereida (Darfur Sur), y en ambos casos realizamos distribuciones de artículos de primera necesidad.

En septiembre, el Nilo Azul se desbordó y provocó inundaciones devastadoras que afectaron a más de tres millones de personas en 17 de los 18 estados del país. A modo de respuesta, distribuimos artículos de primera necesidad, como kits de higiene, y construimos letrinas. Asimismo, durante el brote de fiebre hemorrágica viral causado por mosquitos en el estado de Norte, ofrecimos tratamiento y organizamos actividades de agua y saneamiento.

En noviembre, cuando estalló el conflicto en Tigray (Etiopía), miles de personas cruzaron la frontera hacia Sudán. Enviamos equipos para ayudar a los refugiados en los estados de Gadarif y Kasala; trabajamos en la detección de la desnutrición, con consultas médicas generales y con agua y saneamiento en dos campos y en los principales pasos fronterizos.

A lo largo del año, continuamos nuestras actividades médicas habituales en Jartum y en los estados de Darfur Norte, Darfur Este y Darfur Central, así como en los estados de Nilo Blanco, Gadarif y Kordofán Sur. Estas actividades incluyeron el apoyo nutricional para niños, la atención materna y el tratamiento de enfermedades como la tuberculosis, el VIH y el kala azar (leishmaniasis visceral).


 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2020; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2020, contábamos con 642 profesionales,* entre personal nacional e internacional, y gastamos 23 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1979.

En 2020, MSF España era una de las secciones de MSF con actividades en el país. Si quieres conocer más en profundidad nuestro trabajo allí, consulta nuestro ‘Informe de Misiones’.

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.