Back to top

Sudán del Sur

Mapa de proyectos MSF Sudán del Sur
934.400 
consultas externas
313.500 
pacientes con malaria tratados
55.400 
consultas prenatales
47.700 
vacunaciones contra el sarampión en una epidemia
25.100 
vacunaciones rutinarias
14.300 
niños atendidos en centros de nutrición
1.000 
pacientes con cólera tratados
-A A +A

Más de tres años de conflicto continuo, en los que la violencia contra los civiles ha sido extrema, han obligado a millones de personas a abandonar sus hogares.

Cientos de miles de personas viven en un terror constante y, a veces durante meses, no pueden procurarse comida, agua o servicios básicos como la atención médica primaria y secundaria.

En 2016, Médicos Sin Fronteras siguió respondiendo a las necesidades médicas urgentes de las personas afectadas por la violencia y mantuvo sus programas esenciales de salud en este país, a pesar de los desafíos crecientes para llegar a las poblaciones necesitadas de ayuda. A medida que la inseguridad y la violencia se propagaban, llevar asistencia humanitaria se hizo cada vez más complicado y, en algunos lugares, más peligroso.

Yuba

Tras estallar los combates en Yuba (la capital) en julio, MSF instaló un centro quirúrgico y activó clínicas móviles por toda la ciudad. En el primer mes, un equipo de actividades externas atendió a 9.242 personas por lesiones relacionadas con la violencia y problemas de salud causados por el deterioro de las condiciones de vida. MSF también ayudó al Ministerio de Salud con un centro de tratamiento del cólera en el Hospital Universitario de Yuba.

Región del Gran Alto Nilo

Pibor

La clínica de MSF en Pibor atendió a pacientes hospitalizados y ambulatorios, con servicios que también incluyeron los de maternidad y urgencias. Los saqueos de febrero interrumpieron temporalmente estas actividades, si bien la clínica estuvo de nuevo completamente operativa en abril. A finales de año, se abrió un servicio de cirugía.

Doro

MSF continuó ofreciendo atención médica a los 50.000 refugiados sudaneses del campo de Doro, así como a la comunidad local del condado de Maban. Las clínicas móviles desplegadas durante el pico de malaria realizaron pruebas de la enfermedad a 9.970 personas.

Lankien

El hospital de MSF en Lankien es el único centro médico en funcionamiento en la zona. Aunque las tasas de desnutrición fueron inferiores a las esperadas, el equipo atendió a 1.068 niños en el programa de nutrición terapéutica. La malaria fue la principal morbilidad en este hospital y en el centro de atención primaria de salud de Yuai. En 2016, MSF también trató en el hospital a 1.530 pacientes con kala azar, una enfermedad potencialmente mortal. En 2016, estos equipos realizaron 116.944 consultas ambulatorias entre el hospital y el centro de salud.

Bor

MSF siguió capacitando al personal y rehabilitando edificios del hospital público de Bor. A partir de abril, también trabajó en el servicio de cirugía, la farmacia, las actividades de esterilización y la gestión de residuos.

Fangak

En 2016, MSF reorientó su presencia para brindar atención sanitaria en el asolado territorio de Fangak: se traspasaron las actividades ambulatorias en Old Fangak y se iniciaron en New Fangak (donde había pocas organizaciones humanitarias). En Old Fangak, MSF trabajó en un hospital de 40 camas, proporcionando 66.000 consultas ambulatorias y hospitalizando a 1.800 pacientes.

PoC y ciudad de Bentiu

La inseguridad empujó a más personas a refugiarse en el campo de Protección de Civiles (PoC) de la ONU en Bentiu. Las condiciones de salud en que vivían 120.000 personas aquí en 2016 eran muy deficientes. MSF dirigía el único hospital del campo, una instalación de 160 camas con sala de urgencias, quirófano, maternidad, atención a víctimas de la violencia sexual, programas para pacientes con VIH y tuberculosis, y tratamiento del cólera, la malaria y el kala azar. Además, se realizaron actividades de promoción de la salud y otras actividades externas tanto en el campo como en Bentiu ciudad. En 2016, MSF llevó a cabo aquí 40.380 consultas de atención primaria y hospitalizó a 4.325 pacientes.

Condados de Leer y Mayendit

A principios de 2016, MSF inició servicios de emergencia en Leer y Mayendit, donde los combates habían desplazado a miles de personas, empujándolas sobre todo a los pantanos. El conflicto no remitió y las necesidades humanitarias siguieron siendo inmensas. Con el paso de los meses, equipos móviles de MSF proporcionaron atención básica, centrándose en la malaria, las infecciones de las vías respiratorias, las enfermedades diarreicas, la ayuda nutricional, las vacunas y la atención a víctimas de violencia sexual. En julio, las actividades médicas se interrumpieron temporalmente cuando el recinto de MSF en Leer fue saqueado.

En Yida, MSF atendió a los refugiados procedentes de Kordofán del Sur (Sudán), con servicios ambulatorios y de hospitalización, vacunaciones y tratamiento del VIH y la tuberculosis.

En Mayom, MSF gestionó una clínica en colaboración con el Ministerio de Salud, en la que ofreció atención de emergencia y tratamiento del VIH y la tuberculosis.

En febrero, el hospital de MSF en el PoC de Malakal fue atacado y murieron más de 25 personas, incluyendo dos trabajadores de la organización. MSF publicó un informe sobre estos acontecimientos y lanzó una campaña de incidencia política internacional para pedir a la Misión de la ONU que proporcione una seguridad creíble a los civiles que están bajo su protección y que mejore las condiciones en el PoC. En junio, MSF completó un nuevo hospital de 60 camas para reemplazar el antiguo y, con el fin de atender a la creciente población de la ciudad, abrió un nuevo centro médico en Malakal (con servicios ambulatorio y de hospitalización y un paritorio).

En la orilla opuesta del Nilo Blanco, el hospital de Wau Shilluk continuó proporcionando atención primaria y secundaria a los desplazados.

Región de Ecuatoria

En Yei, tras aumentar la violencia en Ecuatoria, MSF abrió una clínica de atención médica y psicológica, que también proporcionaba vacunaciones. A partir de noviembre, se desplegaron equipos móviles, con 1.368 pacientes atendidos solo en la primera semana.

En noviembre, tras un robo a mano armada, MSF tuvo que suspender el proyecto iniciado para atender a las víctimas de los combates alrededor de Mundri.

A pesar de los enfrentamientos esporádicos en la zona de Yambio, MSF continuó su programa de diagnóstico y tratamiento del VIH, basado en la atención temprana.

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Sudán del Sur entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 6, MSF contaba en este país con 3.683 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 86,9 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en las regiones que actualmente pertenecen a Sudán del Sur en 1983.

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en el país. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.