Back to top

Uzbekistán

En 2019, Médicos Sin Fronteras siguió centrándose en mejorar el diagnóstico y tratamiento de las personas con VIH y tuberculosis (TB), incluyendo las formas de la enfermedad resistentes a los medicamentos.

Mapa de proyectos MSF Uzbekistán
2.130 
personas con TB iniciaron tratamiento, incluidas 660 con TB-DR
-A A +A

En enero, comenzamos a inscribir a nuevos pacientes de la región de Taskent en el ensayo clínico multicéntrico TB Practecal. Este ensayo se lanzó en 2017 en Nukus, capital de Karakalpakia, para evaluar la seguridad y eficacia de dos de los medicamentos más recientes para la TB (la bedaquilina y la pretomanida) en un régimen mucho más corto y más tolerable de tratamiento de solo seis meses de duración. Para finales de 2019, había 166 pacientes inscritos en los dos centros.

También trabajamos con el Ministerio de Salud en nuestro proyecto en Taskent, que se centra en mejorar la atención integral para pacientes con VIH coinfectados con TB, infecciones de transmisión sexual o hepatitis C. Desde finales de 2018, hemos atendido en esta zona a grupos de alto riesgo, como personas que ofrecen servicios sexuales y personas usuarias de drogas. También avanzamos en nuestros planes de usar la prueba TB-LAM para facilitar el diagnóstico de TB en pacientes con VIH.

En el proyecto de TB en Karakalpakia, se aplica un modelo integral de atención centrado en las necesidades de cada persona. En 2019, 2.130 personas recibieron tratamiento, de las cales 660 tenían TB resistente a los medicamentos. Hacia el final del año, como parte de nuestro compromiso de incorporar mejores prácticas, colaboramos con el Ministerio de Salud en la implementación de las nuevas guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el tratamiento de la TB resistente. De acuerdo con esto, mejoramos la capacidad del laboratorio incorporando pruebas de sensibilidad farmacológica de los medicamentos nuevos o que han sido reposicionados para la TB (bedaquilina, linezolid, clofazimina, moxifloxacino, amikacina y pretomanida).

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2019; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2019, contábamos con 301 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 8,3 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1997.

Testimonio de un paciente

Arzubai, de 24 años, completó un tratamiento de corta duración para TB-MDR en septiembre de 2014 y en la actualidad no presenta síntomas de la enfermedad. Pero todavía recuerda el momento en que se la diagnosticaron.

“No quería creerlo. Prefería ignorar lo que salía en la radiografía, decía que a lo mejor había tragado aire durante la prueba de rayos. Enviaron mi esputo dos veces al laboratorio. Cuando los médicos me confirmaron el diagnóstico, ya no hubo forma de ignorarlo. Los médicos me explicaron que había un tratamiento simplificado, corto, y que yo cumplía con los criterios. Empecé el tratamiento en septiembre de 2013. Me hizo feliz que me lo ofrecieran, porque sabía que algunas personas llevaban dos años de lucha con un tratamiento que les provocaba efectos secundarios y que a otros ya no les quedaban otras opciones de tratamiento. Además, nueve meses no es tanto y pude seguir ayudando a mi familia con las tareas diarias. No me vi obligado a elegir entre mantener a mi familia y curarme”.