Back to top
28.11.2019

Excluidos y olvidados, los refugiados en Dadaab piden dignidad

La continua inseguridad en Somalia, la falta de soluciones duraderas y la escasez de espacios de reasentamiento para miles de personas forzadas a huir aumentan la vulnerabilidad y dependencia de los refugiados encerrados en el campo de Dadaab (Kenia). Mientras, los fondos y las raciones de alimentos siguen disminuyendo.

-A A +A

Las severas limitaciones de movilidad y unas opciones ínfimas para conseguir sustento hacen que, para los cientos de miles de refugiados encerrados en el campo de Dadaab (Kenia), la asistencia humanitaria es vital.

Una asistencia humanitaria que ha sido mínima durante tres décadas y que ha llevado al umbral de la emergencia a muchas de estas personas. Así, sus necesidades superan con creces lo dicha asistencia puede proporcionarles. Más aún desde la disminución de fondos por parte de los donantes de la comunidad internacional.

Janai Issack tenía 10 años cuando, en 1991, se mudó al campo de Dadaab con su familia. Huían de la violencia en Somalia. "Mucho ha cambiado con los años: me casé, tuve a mis hijos aquí y todos vivimos juntos en este complejo", explica.

“La vida era mejor cuando llegamos al campo. La seguridad que encontramos aquí fue un gran alivio comparando con lo que estaba sucediendo en Somalia, y el apoyo de las organizaciones de ayuda fue bueno”.

Janai lamenta que, con los años, la cantidad y calidad de los servicios ofrecidos a los refugiados ha disminuido. “Las raciones de comida se han reducido. Ahora nos dan muy poca comida que apenas nos dura un par de semanas. Las clases en las escuelas a las que van nuestros hijos están totalmente llenas, en comparación con aquellos días en que yo solía estudiar", recuerda.

"Creo que ACNUR está cansado. No sé por qué nos siguen preguntando si queremos volver a Somalia, pues nuestra respuesta es siempre la misma que la última vez: no. La situación con el reasentamiento también ha cambiado en el último año, es como si ya nadie se fuera".

Muchos refugiados en Dagahaley, uno de los tres campos que colectivamente constituyen el complejo de refugiados de Dadaab y que alberga a unas 75.000 personas, tienen historias similares a la de Janai. Se quejan de la disminución de la ayuda humanitaria, sobre todo en raciones de alimentos. En septiembre, el Programa Mundial de Alimentos se vio obligado a reducir aún más la distribución general de alimentos en los campamentos de refugiados: quedó en un 70% de las raciones normales, debido a las severas limitaciones de fondos. Lo más probable es que esto afecte negativamente el estado de salud de los refugiados, como hemos podido comprobar en los últimos años.

"La mayoría de las personas no conocen la vida fuera de los campos", explica Dana Krause, nuestro representante en Kenia. "Vivir en un campo de refugiados durante tres décadas con poca comida, sin atención médica especializada y sin trabajo, o con una remuneración miserable por el trabajo realizado, es un asalto a la dignidad humana".

Para Abdia, de 65 años, que huyó de Somalia para llegar a Dadaab en 1991, la vida en los campos ha empeorado con los años. “Si comparo mi vida actual con la de hace dos décadas, las cosas eran mucho mejores. Ahora las raciones de comida son muy pequeñas, de modo que si tienes mi edad y no cuentas con nadie que te cuide, la vida resulta muy difícil. Nuestro movimiento está restringido y los servicios se han reducido enormemente", relata.

Para los refugiados indocumentados, las dificultades para acceder a los servicios básicos en los campos son aún más desalentadoras. Según ACNUR, hay al menos 15.000 solicitantes de asilo no registrados en el complejo de Dadaab, de los cuales solo la mitad recibe asistencia alimentaria de acuerdo con una evaluación de vulnerabilidad. Los refugiados no registrados pueden acceder a nuestros servicios de salud en Dagahaley pero, para la mayoría de sus otras necesidades básicas -alojamiento y ropa, entre otras-, están en gran medida solos.

Deterioro de la salud mental

Otras personas, como Abdo Mohamed Geda, de 42 años y en Dadaab desde 2011, se han centrado en realizar trabajos pequeños para complementar las raciones de comida que reciben. Abdo junta madera en carretas para mantener a su familia de 8 hijos. “Los niños necesitan leche, comida y ropa”, subraya. “Cada mañana salgo a buscar alimentos para mi familia. Pero cuando no hay nada, me estreso. No puedo dormir”. Actualmente, Abdo está bajo tratamiento para su depresión en nuestro hospital en Dagahaley.

Estar en el campo durante tanto tiempo ha reducido las esperanzas de la población de tener vidas sanas y plenas. Su impacto más insidioso se manifiesta en forma de afecciones agudas de salud mental. Solo en Dagahaley llevamos a cabo una media de 5.500 consultas de salud mental al año. Durante los picos de extrema ansiedad, esta cifra a menudo se dispara. Como en 2016, cuando aumentaron las amenazas de cerrar los campos.

En octubre de este año, tratamos a dos pacientes que habían intentado suicidarse en el campo de Dagahaley. Uno de ellos, un refugiado somalí no registrado de 43 años, intentó ahorcarse antes de ser rescatado. Había sobrevivido gracias a la caridad de las personas porque su tarjeta de racionamiento fue bloqueada en 2018. Pero a medida que la cantidad de raciones de comida que la gente recibe en el campo se reduce, los vecinos se ven obligados a escatimar la poca comida que reciben. Ambos pacientes ahora están en tratamiento y reciben apoyo psicosocial.

La atención médica especializada también está fuera del alcance de la mayoría de los refugiados. Proporcionamos servicios básicos de atención médica primaria y secundaria en Dadaab pero, para recibir tratamiento avanzado o especializado, es necesario hacer referencias fuera de los campos. Desgraciadamente, a causa de la restricción de movimiento, solo quienes requieren tratamiento urgente y vital tienen permitido y reciben apoyo para buscar atención en el hospital regional de Garissa o en el de Nairobi.

Así pues, la cantidad de personas con necesidades de atención médica especializadas se ha ido acumulando con cada año que pasa, por lo que hay una gran cantidad de pacientes que están esperando tratamiento. Tan solo en Dagahaley, más de 1.100 personas esperan cirugías y otros servicios de salud especializados.

Urge encontrar soluciones

"Si se quiere cumplir con los compromisos establecidos para mejorar la autosuficiencia de los refugiados, consagrados en el Pacto Mundial sobre los Refugiados, es hora de que el gobierno de Kenia y la comunidad internacional tomen medidas significativas para encontrar soluciones sostenibles para los refugiados que se encuentran fuera del campo", asevera Krause. "Las políticas que favorecen la libertad de movimiento y el acceso a los servicios básicos de los refugiados, cuando se acompañan de inversiones de donantes en instalaciones locales, permitirán a los refugiados llevar vidas dignas, y beneficiarán a las poblaciones de acogida".

Hasta ahora, la respuesta propuesta ante esta crisis de desplazamiento aparentemente interminable ha sido cerrar los campos. Pero la mayoría de los refugiados no están dispuestos a regresar a Somalia. Entre los que regresaron, muchos han vuelto a Dadaab citando la continua inseguridad y la falta de servicios básicos en el país. Y el reasentamiento en terceros países casi se ha detenido.

"Al hacer que sea difícil vivir en el campo, sentimos que nos están obligando a regresar", dice Geda. “Si las cosas siguen igual, es posible que nos veamos obligados a regresar. Esperamos que algún día nuestro país vuelva a ser seguro para volver. Si no, esperamos reasentarnos en un tercer país”.

Otros tienen esperanza de que se les permita establecerse en la región. "Si el reasentamiento pudiera reanudarse, sería lo mejor", dice Amphile Kassim Mohamed, de 56 años. “Si no, un poco de apoyo para nuestro sustento podría ser suficiente o incluso una integración local. También se debe alentar la libre movilización para permitirnos comerciar fácilmente con otras personas".

¿Y las comunidades locales?

Ahora que la población de los campos de Dadaab alcanzó su punto máximo al llegar a casi medio millón de personas, la atención se ha centrado inevitablemente en los refugiados. Incluso hoy, casi una de cada cuatro personas en el condado de Garissa, que alberga los campos, es un refugiado. Pero los indicadores de desarrollo social de Garissa se encuentran entre los más bajos de Kenia, e incluso las comunidades locales tienen dificultades para acceder a los servicios básicos.

Una mañana, hace poco, Khadijo Abdul Malik estaba sentada con su hijo en nuestra sala pediátrica en Dagahaley. Había viajado dos horas en un matatu desde una aldea vecina, en el condado de Wajir. Ha estado en la clínica antes, y muchos otros de su pueblo también usan a menudo las instalaciones de salud en el campo. Nuestros datos de salud sugieren que las comunidades locales suponen cerca de una de cada cinco consultas de salud primarias en Dagahaley.

El sorteo de la escasa asistencia humanitaria en los campos solo subraya la penuria de la infraestructura básica crítica en la región. Muchos lugareños han llegado a depender de los servicios de los campos a lo largo de los años, por lo que el cierre de estos y el retroceso drástico de la asistencia internacional también afectarán significativamente a los pueblos circundantes.

“Es vital que tanto los refugiados como las comunidades de acogida sigan siendo participantes activos que ayuden a solucionar la crisis de desplazamiento de Dadaab”, dice Krause. “Los refugiados necesitarán acompañamiento y apoyo continuo en su búsqueda de soluciones duraderas. Y será necesario que estas acciones vayan de la mano con una escalada del acceso a servicios básicos para las comunidades locales”.

Proporcionamos atención médica a los refugiados de Dadaab desde 1991. Ahora nos centramos en el campo de Dagahaley, donde brindamos asistencia médica primaria y secundaria mediante dos centros médicos y un hospital de 100 camas. Nuestros servicios médicos incluyen servicios de salud sexual y reproductiva que abarcan cirugías obstétricas de emergencia, asistencia médica y psicológica a supervivientes de violencia sexual y de género, servicios de salud mental y cuidados paliativos, entre otros. En los últimos 10 años, hemos respondido a 12 emergencias en la región noreste de Kenia y a dos brotes de cólera en los campos.

En 2018, realizó unas 14.000 consultas ambulatorias y 860 hospitalizaciones mensuales en Dagahaley, y asistimos 2.584 partos.