Back to top
07.12.2018

"Cuando hay enfrentamientos, vienen y violan a las mujeres. Incluso a embarazadas, niñas y ancianas"

El conflicto deja numerosas víctimas de violencia sexual en el este de República Democrática del Congo, donde aumenta la presencia de hombres armados. Nuestros pacientes se enfrentan a traumas, estigma y embarazos no deseados.

-A A +A

En Salamabila, en la provincia de Maniema, en el este de República Democrática del Congo (RDC), el conflicto armado se ha intensificado desde principios de 2018. Fruto de este conflicto, miles de civiles, y en particular las mujeres, necesitan asistencia urgente. Desde abril de 2018, cuando empezamos nuestro trabajo en esta zona, las víctimas de violencia sexual que llegan a nuestros centros van en aumento, lo que nos preocupa profundamente.

B., tiene 36 años y siete hijos, y es una de las 157 víctimas de violencia sexual que hemos tratado desde el pasado mes de abril. Procedente de Salamabila, una ciudad de aproximadamente 10.000 habitantes, B. recuerda cómo fue al campo de Machapano, “donde tres hombres armados se me acercaron y me violaron por turnos".

Por desgracia, la historia de B. no es la única. Según el padre Augustín, el párroco local, esta cifra solo es una parte de una realidad mucho más amplia. "Antes de la llegada de MSF, todos los casos denunciados de violencia sexual me llegaban a mí y estoy convencido de que los que conocemos hoy son una pequeña parte de los casos reales. Muchas mujeres y muchas parejas no quieren hablar sobre sus experiencias por temor a ser aisladas".

La ciudad de Salamabila se encuentra en el territorio de Kabambare, cerca del monte Namoya, donde un yacimiento de oro natural ha sido durante mucho tiempo una de las principales fuentes de ingresos para la población local.

En 2012, varios enfrentamientos se desencadenaron para acceder a este oro y a la tierra local y, desde entonces, los habitantes sufren cada vez más marginación. No se ha llegado a ningún acuerdo, y la presencia de hombres armados en la zona ha aumentado constantemente.

Un conflicto que afecta directamente a la gente de Salamabila, que con frecuencia huye al monte cuando estallan las luchas. Además de los saqueos, los incendios y los daños en carreteras, se producen numerosas lesiones y víctimas cada vez que se inician los combates.

Mama H. es una de las pocas personas de la zona que brinda apoyo a víctimas de violencia sexual. Su papel es fundamental: una vez identificada la víctima de una agresión, le ofrece alojamiento y le brinda consejos e indicaciones para que pueda buscar tratamiento médico y psicológico. Según ella, el número de casos que recibe está estrechamente relacionado con la presencia de hombres armados en la zona: "Cuando hay enfrentamientos, vienen y violan a las mujeres. Incluso a mujeres embarazadas, niñas y ancianas", afirma.

Nuestra respuesta

En abril de 2018, después de identificar las necesidades de la población, decidimos intervenir para brindar atención médica a los grupos más vulnerables de la comunidad.

En la región, apoyamos al hospital general de referencia de Salamabila y a tres centros de salud periféricos. También ofrecemos atención médica y psicológica a las víctimas de violencia sexual, una de las prioridades de nuestro trabajo.

Victorine, una doctora del equipo de emergencias, explica cómo se identifica a los pacientes. "Los trabajadores de salud comunitaria visitan las aldeas para transmitir información sobre nuestros servicios a la población. Cuando identifican a una víctima de violencia sexual, la llevan a un centro de coordinación local, desde donde la llevan al hospital o al centro de salud más cercano. Luego, los médicos realizan todas las exploraciones físicas y deciden el tratamiento que se va a administrar. Los psicólogos evalúan el nivel de trauma y hacen un seguimiento con el paciente en el hospital, o en su hogar en caso de que hayan podido regresar a casa".

También hemos establecido un programa llamado ‘The Men's School’ (La escuela de hombres, en inglés), con el objetivo de educar a todos los hombres y esposos de la comunidad sobre casos de violencia sexual, para que puedan apoyar mejor a sus esposas, a sus hijas y a sus familias.

Para las víctimas de una agresión sexual, las consecuencias pueden ser desastrosas: estigma social, exclusión tanto de la familia como de la comunidad, enfermedades, embarazos no deseados y traumas psicológicos a largo plazo. "Mi esposo me abandonó y ya no quiere saber nada de mí. Hoy, yo y mis siete hijos vivimos con Mama H.", cuenta B. Me gustaría cambiar mi situación y planeo volver a vivir con mis padres en Kasongo, pero sé que la gente me preguntará por qué volví. Prefiero morir antes que tener que responder a muchas preguntas. Pero volver será mejor para los niños porque no tendrán que sufrir humillación. Físicamente, el acto ha terminado y ya no tengo dolor. Lo más difícil ahora es el rechazo", afirma.

Debido a la continua volatilidad en la región, hemos ampliado nuestra intervención en Salamabila. Sin embargo, a pesar de nuestra presencia aquí, las mujeres siguen siendo muy vulnerables a la violencia. No importa dónde se encuentren, si en el campo o en el hogar, i independientemente de su edad, clase social o condición física, las mujeres siguen experimentando las mismas atrocidades día tras día. Los centros sanitarios están en mal estado, son saqueados regularmente y carecen de personal y suministros. Una mejor protección y apoyo socioeconómico para los civiles, así como una mayor conciencia de la comunidad sobre la prevalencia de la violencia sexual, resultan cruciales. Aun así, con la persistente inseguridad que se vive en la zona, los otros actores humanitarios que podrían proporcionar todo esto tardan en llegar.

Trabajamos en República Democrática del Congo desde 1981 y, a día de hoy, en 20 de las 26 provincias del país brindando atención médica a las víctimas de conflictos y violencia, personas desplazadas o personas que sufren epidemias y pandemias como el cólera, el sarampión, el ébola o el VIH/sida. Estamos presentes en Kivu Sur desde 2007, donde nuestros equipos de emergencia están listos para responder en toda la provincia en caso de epidemia, desastre natural o conflicto. En Salamabila, en la provincia de Maniema, trabajamos desde abril de 2018 para brindar atención médica gratuita a las poblaciones desplazadas y las poblaciones de acogida (violencia, emergencias médico-quirúrgicas, desnutrición, salud mental y salud reproductiva).