Back to top

República Democrática del Congo

Mapa de proyectos MSF República Democrática del Congo
1.960.100 
consultas médicas
1.002.400 
pacientes con malaria tratados
137.200 
hospitalizaciones
48.600 
niños tratados en centros de nutrición
27.500 
consultas individuales de salud mental
5.800 
consultas en grupo de salud mental
5.700 
pacientes con VIH en tratamiento antirretroviral de primera línea
-A A +A

En 2016, nuestros equipos respondieron a más de 30 emergencias, algunas por brotes de sarampión, fiebre amarilla, cólera y fiebre tifoidea, y, en otras ocasiones, para asistir a los refugiados y a las víctimas de las olas de violencia.

Debido a las deficiencias de la Sanidad congoleña, la población sigue recibiendo poca atención médica. Y concretamente en las provincias del este del país aún reina la inseguridad, debido a los enfrentamientos entre el Ejército y diversos grupos armados por el control de un territorio rico en recursos.

Además, en 2016, todas las provincias congoleñas fronterizas con Angola se vieron afectadas por el brote de fiebre amarilla en el país vecino. Ayudamos al Ministerio de Salud en la respuesta de emergencia, que fue masiva: fueron vacunadas más de un millón de personas en las ciudades de Kinshasa y Matadi (en la provincia de Kongo Central). Por otra parte, en la provincia oriental de Haut-Uélé, se produjo un brote inusualmente grave de malaria e intervinimos en apoyo del Ministerio para tratar a más de 84.000 enfermos. Finalmente, el equipo de emergencia 'Pool d’Urgence' atendió a unas 330.000 personas en 26 emergencias relacionadas con brotes epidémicos (de cólera, sarampión o fiebre tifoidea) o con crisis de desplazamiento.

Kivu Norte

En Walikale, Mweso, Masisi y Rutshuru, continuamos con nuestros programas médicos integrales en el hospital de referencia y en centros de salud de la periferia, ofreciendo a las víctimas de la violencia unos servicios de atención básica y secundaria que de otra forma no estarían disponibles. Casi 35.000 niños con desnutrición u otras enfermedades fueron ingresados en hospitales que respaldamos; asimismo, se realizaron más de 270.000 consultas ambulatorias solo en el área de Mweso (casi la mitad fueron casos de malaria) y más de 7.500 cirugías en el hospital de Rutshuru.

Entre marzo y junio, respondimos a una emergencia nutricional en tres zonas sanitarias de Lubero: fueron atendidos más de 600 niños con desnutrición severa.

Por otra parte, seguimos dando apoyo a cinco centros de salud en Goma, ofreciendo pruebas de diagnóstico y tratamiento del VIH; más de 2.600 personas con VIH fueron atendidas en 2016. También respondimos a un brote de cólera, con más de 700 pacientes tratados.

Kivu Sur

En Lulingu y Kalehe, ofrecimos apoyo a dos hospitales, varios centros de salud periféricos y diferentes centros comunitarios, con el fin de impulsar la descentralización en el diagnóstico y tratamiento de la malaria y la desnutrición; este programa se centró sobre todo en los niños y las mujeres embarazadas. En 2016, nuestros equipos realizaron más de 284.000 consultas ambulatorias y unas 10.800 hospitalizaciones, y fueron atendidos más de 10.700 niños desnutridos y 10.000 partos. Asimismo, seguimos dando apoyo a los hospitales de Shabunda y Matili.

En los últimos años, se ha disparado el número de enfermos de malaria que llegan al hospital que respaldamos en Baraka. Con el fin de aliviar su sobrecarga, el centro de 100 camas que construimos volvió a funcionar a pleno rendimiento y se habilitaron más centros comunitarios, con el fin de poder tratar hasta a 200.000 niños contra la malaria, la neumonía y la diarrea. En 2016, nuestros equipos en el hospital atendieron más de 450.000 consultas ambulatorias y hospitalizaron a más de 17.000 pacientes.

Por otra parte, seguimos prestando apoyo a los centros de salud de Lulimba, Misisi y Lubondja. En 2016, se abrieron más centros comunitarios y se atendieron casi 200.000 consultas ambulatorias, 131.320 de ellas por malaria. Además, fueron atendidos casi 400 pacientes con tuberculosis y otros tantos con VIH.

Ituri, Haut-Uélé y Bas-Uélé

A principios de 2016, iniciamos un proyecto centrado en las víctimas de la violencia sexual en la región de Mambasa, en nueve centros de salud respaldados por nuestra organización. En esta zona minera de Ituri, delincuentes comunes y grupos armados perpetran asaltos sexuales de forma recurrente. Este programa atendió a más de 1.100 víctimas de la violencia y a 11.900 pacientes con infecciones de transmisión sexual

Seguimos prestando apoyo a los hospitales regionales de Boga y Gety y a varios centros de salud, dando atención a mujeres embarazadas y niños y ofreciendo también cuidados intensivos y de urgencia. En total, fueron asistidos 3.300 pacientes en urgencias y en la unidad de cuidados intensivos, así como más de 280 víctimas de violencia sexual. Por otro lado, en Boga se atendieron más de 600 partos, mientras que en Gety más de 2.200 niños fueron ingresados en el hospital.

Nuestros equipos también respondieron a brotes de cólera y malaria y proporcionaron asistencia a los desplazados. En Haut-Uélé, fueron atendidos más de 84.000 pacientes con paludismo durante un brote que tuvo lugar entre mayo y agosto.

Tanganyika

Durante la emergencia nutricional, trabajamos en dos hospitales y varios centros de salud de Manono y Kabalo. A finales de agosto, el proyecto de Kabalo ya había concluido sus actividades, si bien nuestro equipo siguió trabajando en la pediatría del hospital, así como en varios centros de salud de Manono. En el hospital fueron ingresados más de 6.000 niños, que sufrían principalmente malaria y desnutrición. Por otra parte, a finales de 2016, se recrudeció la violencia intercomunitaria y en el hospital fueron atendidos más de 200 heridos.

También seguimos trabajando para controlar el cólera en cuatro áreas de salud alrededor de Kalemie. Este programa terminó en marzo y donamos a las autoridades un tanque de agua de 500 m3. En Nyunzu, respondimos a un brote de sarampión y vacunamos a unos 90.000 niños.

Tras 10 años de trabajo en el territorio de Shamwana, a finales de agosto, traspasamos a las autoridades sanitarias las actividades que desarrollaba en el hospital, siete centros de salud y varios dispensarios comunitarios especializados en el tratamiento de la malaria. Además, en los últimos meses, fueron operadas 34 mujeres que sufrían fístula obstétrica.

Ubangi Norte

Nuestro proyecto en Bili y en Bossobolo siguió prestando atención a los refugiados de República Centroafricana y a las comunidades de acogida. Se llevaron a cabo más de 80.000 consultas y fueron ingresados 9.300 pacientes en hospitales a los que apoyamos.

Kinshasa

En la capital congoleña, garantizamos la atención integral médica y psicosocial para personas con VIH, dando apoyo a diversos hospitales y centros de salud, a los que proporcionaba suministros de antirretrovirales para tres meses. Este programa también probó nuevas estrategias para acercar el tratamiento a los pacientes, como la organización de grupos comunitarios. En 2016, más de 2.500 pacientes con VIH avanzado fueron ingresados en el hospital y se atendieron 68.000 consultas. Por otra parte, a finales de año, dimos apoyo a 10 centros de salud en la atención a 160 heridos durante las protestas contra el presidente Joseph Kabila; en Lubumbashi, ofrecimos también nuestra ayuda, y atendimos a otros 35 heridos.

Finalmente, seguimos comprometidos en la búsqueda de Philippe, Richard y Romy, los tres compañeros congoleños que fueron secuestrados el 11 de julio de 2013 y de quienes no hemos vuelto a tener noticias. Desaparecieron en Kamango, en el este del país, junto con una cuarta persona, nuestra compañera Chantal, que consiguió escapar en agosto de 2014.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en República Democrática del Congo entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, contábamos en RDC con 3.509 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 109,8 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos en este país desde 1981.

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en el país. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.

Testimonio de un paciente:

Elysée, 18 años, Ngola (Kivu Sur)

“Tenemos que huir a menudo de los enfrentamientos entre los grupos armados y el Ejército, así que no podemos trabajar el campo. Cuando podemos volver, los cultivos se han echado a perder o los han destruido o quemado. Es duro vivir en Ngola y es difícil encontrar qué comer en el bosque. A mis tres hijos y a mí nos dio algo de comida una ONG, solo una vez, y ahora a mis hijos los atienden gratis en el centro de salud de Makala. Pensaba que alguno de ellos moriría de malaria. El reparto de jabón, mantas, telas [para que las mujeres los usen para hacer ropa, cargar a los niños o envolver a los bebés], mosquiteras y aperos es una ayuda porque no tenemos nada. Lo hemos perdido todo, necesitamos de todo”.

Ngola, en Lulingu, es una zona bastante aislada. MSF es la única organización que ha podido repartir artículos de primera necesidad, en una intervención que duró más de una semana y en la que se utilizaron 30 motos".