Back to top
01.07.2019

Violencia, sarampión y Ébola: República Democrática del Congo sufre una crisis sin precedentes

Se necesita una respuesta global urgente; hacemos un llamamiento para que se aumente la asistencia humanitaria cuanto antes. En algunas comunidades del noreste del país, las tasas de mortalidad están muy por encima de los niveles de emergencia.

-A A +A

Ciento de miles de personas necesitan ayuda humanitaria urgente en la provincia de Ituri, el noreste de República Democrática del Congo (RDC), donde están sucediendo múltiples crisis humanitarias causadas por una reciente escalada de la violencia. En las regiones de Djugu, Mahagi e Irumu, miles de personas han tenido que huir de sus hogares.

A pesar de nuestros repetidos llamamientos a otras organizaciones de ayuda internacionales para aumentar la asistencia humanitaria, la mayoría de los desplazados sigue sin recibir la asistencia más básica.

"Desgraciadamente, no es la primera vez que hay necesidades humanitarias importantes en el país", explica Moussa Ousman, médico y nuestro coordinador general en República Democrática del Congo.

“Esta vez no solo se trata de un desplazamiento masivo debido a la violencia, sino también de un brote de sarampión que se propaga rápidamente y de una epidemia de Ébola que no muestra signos de menguar. Todo al mismo tiempo. Es una situación sin precedentes”.

La violencia entre comunidades ha aumentado en Ituri desde diciembre de 2017, y la gran mayoría de las personas desplazadas ha necesitado urgentemente asistencia humanitaria, algunas de ellas durante más de un año.

Desde octubre de 2018, hemos llevado a cabo tres encuestas sobre mortalidad en Drodro, Nizzi y Angumu. Todas mostraron que las tasas de mortalidad en estas comunidades estaban muy por encima de los niveles de emergencia.

"Nuestros sondeos muestran que las personas están muriendo sobre todo por enfermedades prevenibles como la malaria, el sarampión y la diarrea", detalla Ousman. "Es muy preocupante, especialmente porque aún no ha sido posible realizar vacunaciones contra el sarampión debido al brote de Ébola en curso, y por el temor a una mayor propagación del Ébola. En colaboración con el Ministerio de Salud, estamos analizando qué estrategias innovadoras podemos implementar dadas las circunstancias, pero aquí se necesita con urgencia más ayuda para prevenir más muertes".

Médicos Sin Fronteras (MSF) estamos apoyando al Ministerio de Salud local para brindar atención médica y responder a las necesidades más acuciantes de las personas desplazadas en Drodro, Nizzi y Bunia. Nuestros equipos también están proporcionando agua potable, distribuyendo artículos de primera necesidad y, además, construyendo duchas y letrinas. Sin embargo, las necesidades más urgentes de miles de familias siguen sin ser cubiertas.

Por todo esto, hacemos un llamamiento, de nuevo, para aumentar urgentemente la asistencia humanitaria a largo plazo con la que prevenir así más muertes y garantizar condiciones de vida dignas a todas las personas forzadas a huir.