Back to top

Honduras

Honduras sigue experimentando gran inestabilidad política, económica y social y tiene uno de los índices de violencia más elevados del mundo. Las consecuencias médicas, psicológicas y sociales de esta situación afectan especialmente a las mujeres.

Mapa de proyectos MSF Honduras
6.800 
consultas prenatales
2.300 
consultas individuales de salud mental
600 
víctimas de violencia sexual
-A A +A

En marzo de 2017, comenzamos a trabajar en una clínica materno-infantil en Choloma, una ciudad industrial en rápida expansión del norte de Honduras conocida por sus altos niveles de violencia. Hasta que iniciamos nuestras actividades, apenas existían centros de salud especializados en las necesidades de las mujeres. Por ejemplo, muchas embarazadas no recibían atención prenatal y los servicios de natalidad seguían siendo escasísimos. Como resultado, la tasa de complicaciones médicas entre las mujeres en edad reproductiva era muy elevada.

Nuestros equipos en Choloma ofrecieron servicios de planificación familiar, consultas pre y posnatales, asistencia en el parto y apoyo psicosocial a las víctimas de la violencia y la violencia sexual.

En Tegucigalpa, mantuvimos nuestro ‘servicio prioritario’ en colaboración con el Ministerio de Salud, para dar atención médica y psicológica de urgencia a las víctimas de la violencia y la violencia sexual. Este servicio gratuito y confidencial, basado en un modelo de ‘ventanilla única’, está disponible en tres lugares diferentes de la capital, entre ellos el principal hospital.

El tratamiento médico para los casos de violación incluye profilaxis posexposición para prevenir la infección por VIH, hepatitis B y otras enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis y la gonorrea. Además, hay servicios de asesoramiento, terapia de grupo y primeros auxilios psicológicos.

De acuerdo con los protocolos internacionales, MSF continúa abogando por el acceso a la atención médica integral para las víctimas de violencia sexual en Honduras, donde aún están prohibidos los anticonceptivos de emergencia.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Honduras entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2017, contábamos en Honduras con 63 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 1,8 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1974.