Back to top

Suazilandia

Mapa de proyectos MSF Suazilandia
Pacientes con VIH en tratamiento de primera línea: 
19.700
Pacientes con tuberculosis en tratamiento: 
1.200
Pacientes con TB multirresistente en tratamiento: 
200
-A A +A

A lo largo de 2015, Médicos Sin Fronteras siguió mejorando el acceso al diagnóstico y al tratamiento para los pacientes con tuberculosis y VIH mediante una atención descentralizada e integrada y enfoques innovadores.

Suazilandia está luchando contra una doble epidemia de tuberculosis (TB) y VIH. Este país tiene la mayor incidencia de tuberculosis del mundo y las formas resistentes a los medicamentos (TB-DR) no dejan de propagarse. Además, alrededor del 80% de los enfermos con TB-DR también están infectados con el VIH.

Desde 2007, MSF colabora con el Ministerio de Salud para hacer frente a esta crisis, a la que se añade el creciente número de casos de tuberculosis extrarresistente (TB-XDR). En 2014, MSF abogó por la introducción de los dos nuevos fármacos contra la TB, la bedaquilina y el delamanid, y se los proporciona desde 2015 a los pacientes con TB-XDR en combinación con otros fármacos para los que se han hallado nuevas aplicaciones. Estos nuevos cursos de tratamiento representan un cambio importante para estos pacientes. A finales del año, 22 personas con TB-XDR participaban en este programa de tratamiento en los proyectos de MSF en Manzini y Shiselweni.

Shiselweni

Los equipos de MSF en Shiselweni siguieron impulsando la integración de la atención a pacientes con VIH y tuberculosis en 22 clínicas de salud comunitarias. Parte del apoyo que MSF presta consiste en la gestión de 20 minilaboratorios situados en los mismos; vienen funcionando desde 2012, y en 2015 llevaron a cabo casi 48.000 pruebas de bioquímica, 19.300 pruebas de CD4 y casi 31.000 de carga viral (estas últimas miden la cantidad de copias del virus en sangre y son el mejor indicador del éxito o fracaso de los antirretrovirales). Además, para mejorar la adherencia al tratamiento, MSF ha formado a pacientes para que sensibilicen, asesoren y den apoyo a otras personas con VIH.

En 2015, para llevar la atención lo más cerca posible de las casas de los pacientes, MSF puso a prueba varias estrategias, como los clubes o grupos de tratamiento en las comunidades, formados por pacientes que se hacen cargo por turnos de la recogida y distribución de los medicamentos entre sus compañeros. A raíz de los positivos resultados del proyecto piloto de Shiselweni, estos modelos pasarán a desarrollarse como estrategia nacional.

En Nhlangano, MSF ensayó el modelo de diagnóstico y tratamiento (Test & Treat, según el cual se realizan pruebas regulares de VIH y todos los casos confirmados reciben tratamiento inmediato, independientemente de su estado clínico o inmunológico). Esta estrategia ha sido todo un éxito –el 84% de quienes dieron positivo aceptaron iniciar el tratamiento, 96% en el caso de las mujeres embarazadas– y se ha adoptado como estándar en esta región.

Desde 2013, MSF lleva a cabo una investigación sobre la prueba de capa fina de agar, una prueba de sensibilidad a los medicamentos para la tuberculosis multirresistente que resultaría más económica y por tanto sería una opción más sostenible para países de escasos recursos que otras pruebas utilizadas actualmente, como pueda ser el caso del tubo indicador de crecimiento de micobacterias (MGIT).

Manzini

En Matsapha, el corazón industrial de Suazilandia y el lugar de mayor prevalencia del VIH del país, MSF siguió ofreciendo atención médica integral, con servicios integrados de VIH y tuberculosis. En 2015, este equipo realizó 34.100 consultas, que incluyeron atención de maternidad, vacunación infantil, planificación familiar, servicios ambulatorios generales, asistencia médica y psicosocial a las víctimas de violencia sexual y tratamiento del VIH y la TB.

MSF también ayudó al diagnóstico de la TB-DR en el Laboratorio Nacional de Referencia de TB. En Matsapha y Mankayane, además de continuar con los regímenes estándar de tratamiento de la TB-DR (de 20 meses), MSF siguió ensayando un nuevo régimen más corto, de nueve meses: los resultados obtenidos hasta ahora son prometedores.

Finalmente, MSF puso en marcha un nuevo proyecto de apoyo al Hospital Nacional de TB en Moneni, que además es el hospital de referencia para la TB-DR para todo el país. Uno de los objetivos clave es reforzar la atención ambulatoria. A finales de año, el equipo había tratado a 117 pacientes con TB-DR.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Suazilandia entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Suazilandia con 439 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 9,4 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 2007.