ACTIVIDADES MÉDICAS

Cirugía

MSF ofrece cirugía humanitaria desde hace 30 años en zonas de conflicto, en situaciones de post conflicto, en países afectados por desastres naturales y, en general, a las víctimas de una crisis humanitaria. En 2008, los cirujanos de MSF efectuaron más de 45.000 intervenciones de cirugía mayor en 79 proyectos.

¿Qué es? 

Los proyectos de MSF se orientan principalmente hacia la cirugía de guerra, las patologías relacionadas con la ginecología y la obstetricia y, en general, a la cirugía de emergencia. Las enfermedades quirúrgicas, que podemos considerar como enfermedades crónicas en países de rentas bajas, son cada vez más presentes. Esto provoca problemas graves ya que hay pocos cirujanos formados, las distancias a los hospitales son largas y no suele haber transporte disponible cuando es necesario.

La cirugía general también se lleva a cabo para atender a pacientes que si no son tratados pueden desarrollar discapacidades físicas permanentes.

A parte de la cirugía de emergencia, MSF también lleva a cabo cirugía reconstructiva. En este campo, la mutilación genital y las altas necesidades a nivel materno-infantil son claras consecuencias de la falta de acceso a cuidados médicos y quirúrgicos de calidad además de malos cuidados perinatales. La cirugía siempre se ofrece con el objetivo de atender discapacidades físicas y para reestablecer la integridad física. Por ello, es esencial que para conseguir mejores niveles de higiene, entornos más estériles, asegurar una variedad de medicamentos y el equipamiento necesario además de los recursos humanos necesarios, se implementen criterios de calidad más altos y protocolos actualizados.

¿Cómo se trata? 

En los contextos de guerra, para los equipos de MSF, se trata de reducir al máximo el tiempo y la distancia que separan a los cirujanos de los pacientes.

A fin de responder lo mejor posible a las diferentes problemáticas que MSF se ha ido encontrando en el terreno a lo largo de su experiencia, la organización ha desarrollado nuevas soluciones. A nivel logístico, MSF ha instalado hospitales inflables. Concebidos y utilizados por primera vez en Cachemira, después del seísmo de 2005, los hospitales inflables se han ido perfeccionando con el tiempo. También se han desarrollado kits quirúrgicos, verdaderos “quirófanos móviles”, completos y rápidos de montar. Dotados de todo el equipo necesario, permiten practicar una cirugía eficaz en los lugares y contextos que menos se prestan a ello.

Retos:  

La nueva generación de cirujanos en países desarrollados se ha formado con nuevas tecnologías y está cada vez más especializada. Se prevé una brecha creciente entre las necesidades quirúrgicas en entornos remotos en el terreno y las habilidades de los nuevos cirujanos formados en infraestructuras de los países ricos para dar la asistencia necesaria. Organizaciones como MSF se enfrentarán a un reto adicional al tratar de cubrir la falta de recursos humanos en países con escasos profesionales sanitarios formados. Por ello, la formación del personal nacional e internacional hoy en día es uno de los retos imprescindibles en los proyectos de la organización.