ACTIVIDADES MÉDICAS

Desnutrición

Cada año, la desnutrición causa la muerte de tres a cinco millones de niños menores de 5 años en todo el mundo. Los altos índices constantes de mortalidad infantil en África subsahariana y en el sur de Asia no se podrán reducir a no ser que se responda a este emergencia médica con más contundencia.

¿Qué es? 

La desnutrición se define como un desequilibrio entre el suministro de nutrientes y las demandas de crecimiento, mantenimiento y actividades específicas del cuerpo. Cuando una persona no puede ingerir los nutrientes suficientes para cubrir sus necesidades, el cuerpo empieza a consumirse: primero se pierde grasa y luego músculo.

Al estar en proceso de desarrollo, los niños son más vulnerables a la desnutrición que los adultos. Sus necesidades relativas de nutrientes son mayores, especialmente en la edad de rápido crecimiento, de los 6 meses a los 2 años. Una dieta equilibrada debe incluir proteínas y ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales como calcio, potasio, zinc y hierro. La carencia de estos nutrientes impide que los niños puedan resistir las infecciones y mantener un ritmo normal de crecimiento. Sus defensas se debilitan y aumenta el riesgo de morir de malaria, neumonía, diarrea, sarampión o sida, las cinco enfermedades responsables de la mitad de los casi 10 millones de muertes anuales en niños menores de 5 años.

¿Cómo se diagnostica? 

El estado nutricional de un niño puede medirse fácilmente comprobando la relación peso/talla y la relación peso/edad. En situaciones de emergencia, un método de diagnóstico rápido es el uso de un brazalete con el que se mide el perímetro braquial de los niños, llamado MUAC (Middle-Upper Arm Circumference).

¿Cómo se trata? 

Los alimentos terapéuticos preparados (ready-to-use therapeutic food o RUTF), ricos en nutrientes y específicamente diseñados para cubrir las necesidades de los niños pequeños, han ampliado considerablemente el potencial de los programas nutricionales. El uso de RUTF en estos programas permite que la gran mayoría de niños con desnutrición severa reciban tratamiento domiciliario bajo la supervisión de su madre o cuidador, en lugar de tener que ser hospitalizados. MSF y otras organizaciones han documentado que con el uso de RUTF se obtienen altas tasas de curación, con una amplia cobertura y bajas tasas de mortalidad.

Retos:  

La revisión por parte de los donantes de la calidad de las ayudas alimentarias dirigidas a los niños en edad de rápido crecimiento, a fin de asegurar que las distribuciones incluyan alimentos que respondan a sus necesidades nutricionales concretas.