MULTIMEDIA

FOTO GALERÍA

Dadaab: refugiados sin refugio

14.06.2011
© Nenna Arnold /MSF

En el desierto, al noreste de Kenia, los refugiados recién llegados desde Somalia viven en refugios precarios hechos con palos, cuerdas y lonas de plástico.

© Natasha Lewer / MSF

Esto es Dadaab. Los campos se crearon hace 20 años para albergar a 90.000 refugiados que huían de la guerra civil en Somalia. Hoy hay más de 350.000 personas en estos campos y el número de nuevas llegadas no deja de crecer.

© Natasha Lewer / MSF

Fátima, de 60 años, llegó ayer noche a Dadaab después de un viaje de nueve días. Sin espacio dentro del campo para construirse una casa, se ha instalado con la familia de su hija en el desierto. “Me fui porque mi marido había muerto y ya no quedaba nada de mi forma de vida en Somalia. No tenía nada que perder”, explica.

© Nenna Arnold /MSF

Los refugios protegen del sol y del polvo omnipresente, pero los recién llegados esperan una media de 12 días para recibir alimentos y más de un mes para artículos de primera necesidad como mantas y utensilios de cocina.

© Nenna Arnold /MSF

El agua en los campos se bombea desde el subsuelo del desierto. Es un bien escaso y los refugiados tienen que hacer largas colas para llenar sus bidones en los grifos comunitarios.

© Nenna Arnold /MSF

El equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) sale todos los días al desierto en busca de refugiados necesitados de atención médica.

© Nenna Arnold /MSF

Un 40% de los niños recién llegados nunca ha sido vacunado antes, lo que hace aumentar el riesgo de brotes epidémicos.

© Nenna Arnold /MSF

Un bebé es examinado para comprobar que no sufre desnutrición, una afección frecuente en los niños menores de 5 años, consecuencia de la sequía en Somalia, las penurias del viaje hasta Dadaab y la larga espera para la distribución de alimentos una vez en los campos.

© Nenna Arnold /MSF

Medición del contorno del brazo de un niño para diagnosticar si padece o no desnutrición. Se ha abierto una segunda sala en el hospital de MSF para poder hacer frente al gran número de niños con desnutrición severa y complicaciones médicas.

© Natasha Lewer / MSF

Más de 750 niños desnutridos reciben atención ambulatoria en el hospital, mientras que 7.000 familias con niños en riesgo de desnutrición hacen cola cada 15 días para recibir raciones suplementarias de alimentos.

© Nenna Arnold /MSF

Dadaab está lleno de niños. El número de bebés nacidos en el hospital de MSF se ha duplicado desde el año pasado. Se prevé que la población de los campos llegue a 450.000 personas a finales de año, con la consiguiente reducción de servicios esenciales. El futuro de estos niños es ciertamente sombrío.