NOTICIAS

25.04.2012

MSF debate en Atenas el impacto de las políticas restrictivas de la Unión Europea sobre los migrantes

El pasado 19 de abril, la organización internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) celebró una conferencia en la capital griega para debatir el impacto médico-humanitario de las políticas restrictivas de la Unión Europea y países fronterizos sobre las poblaciones migrantes que viven, transitan o pretenden entrar en sus territorios.

Centro de detención de inmigrantes en Grecia, 2009 © Yannis Kolesidis

Entre los participantes estaban el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Consejo de Europa, Amnistía Internacional, diversas organizaciones que trabajan con migrantes, solicitantes de asilo y refugiados en 12 países del Mediterráneo y Europa del Este (Ucrania, Bulgaria, Turquía, Egipto, Israel, Maruecos, Argelia, Italia, Malta, Grecia y Francia) y personal de los proyectos de MSF en Marruecos, Egipto, Turquía, Grecia, Italia y Francia.

Uno de los principales objetivos de la conferencia era compartir experiencias e información para entender y analizar en profundidad la problemática de los migrantes, así como encontrar formas de mejorar la acción sobre el terreno y las actividades de incidencia política, a fin de responder a las necesidades médico-humanitarias de estas poblaciones vulnerables que además sufren las consecuencias de la crisis socioeconómica en Grecia y en la Unión Europea (UE) en general.

Los participantes expusieron las necesidades médicas, humanitarias y de otro tipo más urgentes y sin cubrir que habían observado en sus zonas de intervención, tanto dentro de la UE como en países fronterizos. A continuación el debate se centró en los tipos de respuesta que deberían dar las autoridades a estas necesidades a nivel local, nacional y europeo, y en el posible rol de las organizaciones médico-humanitarias como MSF.

También se habló de la reciente crisis en Libia, en particular, de la respuesta de la UE al desplazamiento de personas que huían de los conflictos en diferentes países árabes, así como de los principales retos en esta región hoy y en un futuro cercano.

MSF presta asistencia médico-humanitaria a migrantes en todo el mundo, facilitando su acceso a servicios médicos y dando apoyo psicológico a personas afectadas por violentos desarraigos, duros viajes y malas condiciones de vida en los países anfitriones o de tránsito. Como parte de su asistencia, la organización presiona a las autoridades pertinentes para asegurar atención médica básica a estas poblaciones y mejorar sus inhumanas condiciones de vida, incluso si se encuentran recluidas en centros de detención. MSF también aboga por la mejora de la situación de migrantes y solicitantes de asilo exponiendo a la opinión pública occidental, especialmente de la UE, el impacto médico y humanitario de sus restrictivas políticas de asilo.