PAISES

Sudán del Sur

Personal sobre el terreno 
2.415
Presentes desde 1983
La afluencia masiva de refugiados hizo que Médicos Sin Fronteras lanzara uno de sus mayores programas de emergencia en 2012.
Un médico examina a un paciente en el hospital de campaña del campo de refugiados de Doro, estado del Alto Nilo.

Durante la primera mitad del año, el conflicto en los estados del Nilo Azul y de Kordofán del Sur desencadenó la llegada de miles de refugiados a Unidad y Alto Nilo, dos estados en los que durante la estación seca el agua escasea, mientras que durante las lluvias se transforma en una planicie anegada solo accesible por vía aérea. Prácticamente ni la agricultura ni el pastoreo tienen cabida en esta tierra. En el condado de Maban, en el estado del Alto Nilo, 110.000 refugiados dependían totalmente de las organizaciones humanitarias. Sin embargo, su respuesta no consiguió responder a las necesidades más básicas, y en julio en algunos campos los niveles de mortalidad llegaron a duplicar el umbral de emergencia.

MSF reclamó más asistencia humanitaria. Sus equipos gestionaban tres hospitales de campaña y siete clínicas móviles en los campos, realizando hasta 8.000 consultas semanales y ocupándose de las personas que padecían los efectos de la falta de comida y agua y de un largo viaje a pie. El personal proporcionó tratamiento para desnutrición, infecciones cutáneas y respiratorias y diarrea. MSF también gestionó pozos y bombas de agua manuales.

Un equipo trabajó en el campo de refugiados de Yida en el estado de Unidad, donde la población se cuadruplicó llegando a las 60.000 personas entre enero y julio. MSF ofreció atención hospitalaria y ambulatoria y gestionó cuatro centros nutricionales.

En septiembre, se había conseguido reducir la tasa de mortalidad por debajo del umbral de la emergencia. Sin embargo, los campos pronto se enfrentaron a un brote de hepatitis E.

Los refugiados siguen dependiendo totalmente de la asistencia humanitaria.

Violencia y desplazamiento en el estado de Jonglei

En Jonglei, brutales enfrentamientos intercomunales siguieron causando desplazamientos. La gente huyó a esconderse en el bosque, expuestos a la malaria, la diarrea y las enfermedades respiratorias.

MSF gestiona un hospital en la ciudad de Pibor y dos clínicas móviles en las aldeas de Lekwongole y Gumuruk. Las repercusiones de un sangriento ataque contra Lekwongole y Pibor en diciembre de 2011, en el que cientos de hombres, mujeres y niños resultaron muertos o heridos y dos estructuras médicas de MSF sufrieron daños y fueron saqueadas, persistieron en 2012. Las personas empezaron a salir del bosque semanas después del ataque buscando tratamiento para sus heridas, para entonces terriblemente infectadas.

En agosto y septiembre, las estructuras de MSF en Lekwongole y Gumuruk resultaron dañadas por nuevos ataques. Una vez más, decenas de miles de personas huyeron y el personal gestionó una clínica improvisada en el bosque, proporcionando atención sanitaria básica y urgente. En 2012 MSF realizó más de 32.000 consultas entre las tres estructuras. A finales de año se multiplicaron los enfrentamientos en la zona a causa del resurgimiento de una milicia rebelde.

En el norte, MSF gestiona un hospital en Lankien y una clínica móvil en Yuai. La aldea de Pieri, en la zona, quedó reducida a cenizas a causa de un ataque. MSF se centró en dispensar asistencia a través de clínicas móviles. El personal realizó 100.000 consultas, trató a 30.000 pacientes con malaria y a 1.000 pacientes con kala azar (leishmaniasis visceral).

Abyei

Abyei, una región disputada por Sudán y Sudán del Sur, sufre continuos enfrentamientos y desplazamientos de población. MSF gestiona un hospital en Agok, a 40 kilómetros al sur, donde practica cirugía de urgencia y proporciona atención a la salud reproductiva, tratamiento de la desnutrición severa y para tuberculosis (TB).

En abril, las víctimas de un ataque aéreo en Abiemnom, en el estado de Unidad, fueron trasladas al hospital de Agok, donde el personal practicó cirugía vital. MSF también distribuyó artículos de primera necesidad a las personas desplazadas por el ataque, vacunó a niños y realizó consultas médicas.

Un equipo gestionó clínicas móviles en nueve localidades que solo son accesibles durante la estación seca. En noviembre, empezaron las actividades médicas móviles para la población nómada Misseriya, al norte de Abyei. Esta era la primera vez que MSF había podido llegar a la zona desde julio de 2010. Se realizaron 29.200 consultas, se practicaron 860 partos y trataron a 3.500 niños con desnutrición.

Servicios básicos y especializados de salud

En la capital del estado de Unidad, Bentiu, MSF gestiona un programa nutricional. El equipo ayudó también al personal del hospital a tratar a los heridos en enfrentamientos transfronterizos. Hacia finales del año, se ofreció atención a pacientes con TB para que no tuviesen que desplazarse al programa en Leer para su tratamiento.

En 2012, el número de casos de kala azar en el estado de Unidad aumentó mucho, y 740 pacientes con la enfermedad fueron tratados por MSF en el hospital de Leer. El equipo también trató a 5.200 personas con desnutrición, inició el tratamiento de la TB en 630 pacientes y prestó apoyo a la atención a la TB en la clínica de Koch.

En Nasir, estado de Alto Nilo, MSF gestiona un hospital proporcionando toda una gama de servicios médicos, incluida cirugía. El equipo respondió a traumatismos violentos causados por enfrentamientos tribales y robos de ganado.

En el hospital de Yambio, en el estado de Ecuatoria Occidental, MSF ofrece atención pediátrica, ambulatoria, y servicios de maternidad. El personal realizó de 23.100 consultas y trató a 13.970 niños con malaria. Diez puestos de salud fueron apoyados con formación del personal y suministro de medicamentos. Cuando la zona se vio afectada por inundaciones, el equipo de Yambio distribuyó artículos de primera necesidad a más de 1.000 familias.

En Bahr El Ghazal del Norte, MSF gestiona el hospital civil de 250 camas de Aweil, centrándose en atención a la salud materno-infantil y pediatría. De julio a diciembre, las clínicas móviles de MSF respondieron a un brote de malaria y trataron a casi 12.000 personas. La tasa de mortalidad pediátrica en el hospital disminuyó de un 20% a principios de 2009 a un 5% a finales de 2012.

Un hospital de MSF en la ciudad de Gogrial, estado de Warrap, proporciona atención básica de salud y cirugía de urgencia. En 2012 el personal realizó 37.000 consultas ambulatorias y lanzó respuestas de emergencia a un brote de sarampión y a un aumento de la desnutrición. En diciembre, 47 mujeres fueron sometidas a intervenciones de fístula obstétrica.

Respuesta a la malaria en el estado de Lakes

En el estado de Lakes, MSF lanzó una respuesta a la malaria. Los equipos apoyaron a las estructuras de salud donando 30.000 pruebas rápidas de diagnóstico y proporcionando 20.000 mosquiteras y medicamentos para tratar a 7.350 pacientes.

Priscilla*

Llegó al condado de Maban desde Sudán, en la primera oleada de refugiados.

Hay hambre aquí porque no hay suficiente comida. Es incluso peor si los niños enferman porque están desnutridos. Hay agua, pero no basta para todas estas personas. Sobrevivir en este campo no es fácil.

Huimos de los primeros enfrentamientos, durante la época de lluvias. Por el camino, nos movíamos pero no podíamos correr. Tardamos en escapar más de dos semanas. Bebíamos agua de los ríos. Muchas personas enfermaron por el camino, especialmente a causa de la malaria. Durante nuestra huida, pasamos por aldeas que estaban medio vacías. Algunas personas se habían marchado, pero otras vinieron con nosotros.

Cuando llegamos a la frontera, nos sentimos seguros. Permanecimos allí dos o tres semanas. Por primera vez, la gente empezó a sentir el dolor que no habían sentido hasta entonces porque estaban demasiado ocupados en escapar y salvar sus vidas.

* Nombre ficticio.