PAISES

Zimbabue

Personal sobre el terreno 
680
MSF trabaja en Zimbabue desde 2000
El sistema de salud sigue luchando con la doble epidemia de VIH y tuberculosis (TB). Muchos bebés, niños y jóvenes carecen de acceso a la atención que necesitan.
Una enfermera prepara la medicación diaria para un paciente de 44 años con MDR-TB en el distrito de Buhera.

En varios lugares, Médicos Sin Fronteras (MSF) proporciona atención integral al VIH y la TB. El paquete de servicios incluye análisis rápidos, tratamiento, asesoramiento, prevención de la transmisión del VIH de madres a hijos (PTMH) y apoyo médico y psicológico para las víctimas de la violencia sexual. En 2012, los programas se descentralizaron todavía más y se integraron en las instalaciones del Ministerio de Sanidad para mejorar el acceso de los pacientes a los servicios.

En Tsholotsho, el personal de MSF trabaja en el hospital y en 14 centros de salud rurales, prestando una atención especial a la PTMH y a los grupos de adolescentes y niños. El equipo formó al personal de enfermería del hospital del distrito de Tsholotsho, donde MSF prestó apoyo médico y psicosocial a 100 víctimas de la violencia sexual.

En enero se lanzó un nuevo programa en el distrito de Gokwe Norte. El personal de los dos hospitales del distrito y de 16 centros de salud realizó 13.900 análisis del VIH y registró a 2.200 pacientes para tratamiento. Un total de 325 personas empezaron el tratamiento de la TB.

En Beitbridge, en la frontera con Sudáfrica, MSF apoyó al Ministerio de Sanidad para asegurar atención, prevención y tratamiento efectivos para el VIH y la TB. El personal trabajó en seis centros de salud para incrementar el acceso a los servicios. La organización también prestó apoyo al servicio de consultas externas del hospital del distrito para integrar el tratamiento de las infecciones oportunistas. Desde que abrió el proyecto, más de 6.100 pacientes han empezado el tratamiento para el VIH, un tercio del número estimado de personas que lo necesitan.

La TB como foco de atención

Un foco de atención específico en Epworth, un barrio de Harare, ha sido el diagnóstico y el tratamiento de la TB. Una nueva máquina para análisis diagnósticos ha permitido obtener resultados más fiables y de una forma más rápida. En 2012 fueron analizadas 2.798 muestras; de estas, un microscopio tradicional había identificado un 15% de resultados como positivos, mientras que la máquina encontró un 22%, lo que supone una mejora significativa en los diagnósticos. Además, nueve nuevos pacientes fueron inscritos en el programa de TB multirresistente a los medicamentos (MDR-TB, en sus siglas en inglés). A finales del año, 40 pacientes más recibían tratamiento para MDR-TB en el programa de MSF. Este tratamiento dura hasta dos años y puede causar graves efectos secundarios.

Tutorías y traspasos

En el distrito de Buhera, los equipos acompañaron al personal del Ministerio de Sanidad a 26 clínicas para preparar el traspaso de los servicios, dado que ya se había alcanzado una cobertura del 100% de las personas que necesitaban tratamiento ARV. Una nueva máquina para pruebas de TB se añadió al laboratorio y se efectuaron 320 pruebas al mes.

Los equipos en los distritos de Gutu y Chikomba siguieron formando al personal y prestando apoyo técnico. Una nueva máquina para pruebas de TB también se instaló en el hospital de la Misión de Gutu. A finales de abril, los últimos pacientes en el programa de TB y VIH en Gweru fueron traspasados al Ministerio de Sanidad.

Tratando a niños y adolescentes víctimas de la violencia sexual

En Mbare, Harare, un programa para víctimas de la violencia sexual ofrece atención médica gratuita, asesoramiento y referencias para apoyo psicosocial, psicológico y legal. Trabajando en estrecha colaboración con contrapartes locales, los equipos de MSF se ocuparon de 900 nuevos pacientes e hicieron el seguimiento de otros 925. Más de la mitad de ellos eran menores de 16 años.

Atención psiquiátrica en las cárceles

Una evaluación en la cárcel de máxima seguridad de Harare reveló que muchos reclusos padecían enfermedades mentales no diagnosticadas ni tratadas. En mayo, MSF puso en marcha un programa para llenar los vacíos en la atención psiquiátrica, ofreciendo a este centro y a otras ocho penitenciarías servicios psiquiátricos, consultas psicológicas y terapia ocupacional.

Emergencia por tifus

Entre octubre de 2011 y abril de 2012, y en noviembre del mismo año, MSF ayudó a las autoridades de Harare a responder a un brote de tifus, una enfermedad bacteriana que se propaga a través de alimentos y agua contaminados. Los pacientes son tratados con antibióticos, aunque algunas personas siguen siendo portadoras de la enfermedad incluso después de haberse recuperado. Además de ofrecer tratamiento y atención, MSF asistió en la provisión de agua y la mejora de las condiciones de saneamiento.

Sikhethklle

Recibió tratamiento para la PTMH en Tsholotsho.

Gracias al programa de prevención, mi hija nació sin VIH. ¡Estaba tan sorprendida que le puse por nombre Surprise! Una enfermera me dio la medicación que tuve que tomar antes del parto, y me explicó lo que tenía que hacer cuando diera a luz. Lo hice todo a rajatabla y cuando me puse de parto, tomé las dos píldoras que me habían dado en el hospital. ¡Recuerdo ese día muy bien! Estoy tan feliz de verla, especialmente después de todo lo que he sufrido mientras estaba enferma. Por aquel entonces, no podía ni imaginar que podría tener un bebé, pero gracias al programa de prevención he podido tener a mi hija sin VIH. Pronto cumplirá un año y ya ha empezado a dar sus primeros pasos.