PAISES

Honduras

Personal sobre el terreno 
57
MSF trabajó por primera vez en Honduras en 1974
El sistema de salud pública en Honduras no puede hacer frente al elevado número de víctimas de la violencia, y la mayoría de personas vulnerables se quedan sin los servicios médicos que necesitan.

Los supervivientes de la violencia criminal raramente buscan ayuda médica o psicológica, por temor a sus agresores, y disuadidos por las muchas barreras con las que topan. La escasez de personal y suministros en los hospitales y clínicas públicos es frecuente, y el personal sanitario es reacio a tratar a estos pacientes por miedo a represalias.

Con el objetivo de mejorar el acceso a la atención médica urgente, Médicos Sin Fronteras (MSF) mantuvo su programa integral de atención a víctimas de la violencia en Tegucigalpa, que presta tratamiento de calidad y seguimiento en traumatismos, urgencias y violencia sexual. También asegura el acceso a atención psicológica a las víctimas de la violencia en general.

Las urgencias del Hospital Escuela Universitario, el principal hospital público del país, siempre están abarrotadas, con unos 260 pacientes diarios. MSF ayudó a reorganizar sus servicios y trabaja ahora para mejorar el manejo de casos. De esta forma, las urgencias podrán hacer frente adecuadamente a estos grandes flujos, y reducir la probabilidad de que los pacientes traumáticos puedan sufrir discapacidades permanentes o incluso fallecer por culpa de una atención deficiente.

Una gran mayoría de quienes viven o trabajan en la calle (personas sin hogar, vendedores ambulantes, trabajadores del sexo) están expuestos a la violencia y excluidos del sistema de salud. MSF cuenta con varios equipos móviles, formados por un trabajador social, un psicólogo y un médico, que en 2013 visitaron 25 ubicaciones de toda la ciudad por semana, identificando las necesidades sociales, médicas y psicológicas de la población, y dispensando primeros auxilios in situ, atención preventiva y apoyo en salud mental. Además, MSF da apoyo a cuatro clínicas, que atendieron a más de 1.040 víctimas de la violencia, incluidos 720 supervivientes de violencia sexual.

No hay un protocolo nacional para el tratamiento de las víctimas de violencia sexual en Honduras, lo que significa que carecen de acceso a una atención médica adecuada. MSF forma parte del comité que está desarrollando unas nuevas guías de atención médica.

Emergencia de dengue

En San Pedro Sula, la segunda ciudad del país, MSF respondió a una epidemia de dengue hemorrágico y trató a más de 600 niños en la pediatría del Hospital Mario Catarino entre agosto y noviembre. MSF también donó medicamentos y material médico.