PAISES

India

Personal sobre el terreno 
733
MSF trabaja en India desde 1999
A pesar del significativo desarrollo económico del país, muchas personas no pueden acceder a los servicios médicos que necesitan.
Un paciente sometido a tratamiento para la MDR-TB, fotografiado fuera de su casa cerca de Churchandpur, Manipur.

La tuberculosis resistente a los medicamentos (DR-TB, en sus siglas en inglés) constituye un importante problema de salud: es mucho más difícil de tratar, requiere por lo menos dos años de medicación y puede tener graves efectos secundarios. Aunque para los afectados ha mejorado el acceso a tratamiento, la respuesta del sistema de salud indio sigue siendo deficiente.

Médicos Sin Fronteras (MSF) tiene clínicas de VIH y TB en Manipur, donde 17 nuevos pacientes empezaron el tratamiento de la tuberculosis multirresistente a los medicamentos (MDR-TB, en sus siglas en inglés) en 2012. El número de pacientes aumentó cuando se abrió una cuarta clínica cerca de la frontera con Myanmar.

En las regiones del noreste del país, con un largo historial de conflictos e insurgencias, los servicios sanitarios son apenas inexistentes. MSF presta apoyo a la atención básica especializada, incluidos servicios de TB, en el hospital del distrito de Mon, en Nagaland.

En Bombay, los equipos de MSF ofrecen atención médica y psicológica a los que necesitan tratamiento de segunda y tercera línea de VIH, y a los coinfectadas con la MDR-TB o la TB extensivamente resistente a los medicamentos y la hepatitis B o C. Además, los equipos también buscan otras opciones de tratamiento y modelos de atención.

Apoyo a las víctimas del conflicto

En el estado de Chhattisgarh, al sur del país, MSF proporciona atención médica básica a través de clínicas móviles a la población atrapada en el conflicto entre el gobierno y grupos de la oposición maoístas. Los pacientes que necesitan atención especializada son referidos a instalaciones sanitarias en Andhra Pradesh. En la ciudad de Bijapur, el centro de atención a la salud materno-infantil ofrece atención básica y vacunaciones. Los equipos también trabajan con el hospital del distrito ofreciendo cirugía obstétrica de urgencia y diagnosticando la TB.

En la disputada región de Cachemira, MSF se centró en ofrecer asesoramiento en cinco zonas urbanas, mientras las actividades de salud mental y de salud primaria en zonas rurales terminaron en abril. Tras los episodios violentos desatados en Srinagar, el equipo realizó programas de salud mental de emergencia.

Mejora del tratamiento del kala zar en Bihar

El estado de Bihar tiene una de las incidencias más elevadas de kala azar (leishmaniasis visceral) del mundo. Esta enfermedad se trasmite por la mosca de arena, y sin tratamiento casi siempre es mortal.

En 2007, MSF introdujo el tratamiento con anfotericina b liposomal en el programa de kala azar en el distrito de Vaishali. Este tratamiento es más efectivo y más rápido que los anteriores, pero también es más caro. En agosto, el equipo empezó un proyecto de tres años junto con un equipo de la Iniciativa sobre Medicamentos para Enfermedades Olvidadas o Drugs for Neglected Diseases initiative (DNDi) para examinar la seguridad y la eficacia de opciones de tratamiento más asequibles.

En Darbhanga, un subdistrito de Biraul (Bihar) MSF gestiona cinco centros nutricionales desde 2009. Tras una serie de negociaciones con el gobierno del estado, el modelo de MSF para la gestión comunitaria de la desnutrición se aplicará en todo Darbhanga en 2013. Esto supone que, además, por primera vez en India, el tratamiento para niños con desnutrición severa se integrará en el sistema público de salud, desde el nivel comunitario y las estructuras de salud primaria hasta una unidad de cuidados intensivos que MSF construirá en el hospital del distrito.

Gopal * | Bombay

Trabajaba de cocinero cuando me diagnosticaron TB resistente a los medicamentos. El tratamiento implicó seis meses de inyecciones diarias. Fue muy difícil y muy doloroso. Después de esto, tuve que tomar de 15 a 17 tabletas distintas cada día. Solía quedarme en casa. Hace seis meses que acabé el tratamiento. Ahora ya vivo sin tensión. Mi familia está feliz porque he recuperado mi trabajo y puedo sustentarles.

*  El nombre del paciente es ficticio. Gopal es uno de los pacientes que aparece en el artículo, páginas 22 – 24.