PAISES

Yemen

Personal sobre el terreno 
459
MSF trabajó por primera vez en Yemen en 1994
En 2013, la población de varias regiones de Yemen experimentó un importante deterioro de sus condiciones de vida. A finales de año, la inseguridad también tuvo un impacto negativo en la disponibilidad de la atención médica.
Una psicóloga de MSF conversa con un grupo de migrantes en el centro de detención de Saná. © Anna Surinyach/MSF

La inseguridad afectó a los programas apoyados por Médicos Sin Fronteras (MSF), dificultando aún más el acceso de la población a la atención médica. En Amran, MSF tuvo que suspender sus actividades en dos ocasiones, y una vez en Adén.

MSF refirió a más de 150 pacientes yemeníes a su programa de cirugía especializada en Ammán (Jordania), que ofrece cirugía plástica, reconstructiva, maxilofacial y ortopédica.

Ad Dali

MSF siguió trabajando en esta gobernación, aunque a finales de año los problemas de seguridad obstaculizaron gravemente su trabajo. En esta zona, la carestía de alimentos y la debilidad de la salud materno-infantil son muy preocupantes.

MSF asistió a comunidades rurales y urbanas, en especial a víctimas de la violencia y pacientes traumáticos. En el Hospital General Al Naser (en Ad Dali ciudad), MSF trabajó en urgencias y cirugía. Además, prestó atención primaria y cirugía vital en los distritos de Al Azaraq y Qatabá. En total, pasó más de 41.700 consultas.

Adén y el sur

MSF atendió a las víctimas de la violencia con una unidad de cirugía de urgencia: practicó más de 2.500 intervenciones y atendió a 860 pacientes en posoperatorio y fisioterapia, tanto en Adén como en las vecinas gobernaciones de Lahj, Abyan, Shabwah y Ad Dali. Además, visitó la cárcel central de Adén con una clínica móvil semanal, que atendió a 80 pacientes al mes.

MSF también apoyó, con personal y suministros, a los hospitales de Lawdar y Jaar (Abyan), y organizó formaciones para el personal de urgencias y de esterilización de estas estructuras.

Gobernación de Amran

La atención médica se reduce a medida que se adentra uno en zona rural, y es inexistente en las comunidades de los valles. En el hospital de Al Salam, en Khamir, MSF trabajó en los servicios de urgencias, cirugía, maternidad, pediatría, hospitalización y cuidados intensivos, y colaboró con el Ministerio de Salud en la mejora de los servicios médicos; también prestó apoyo al banco de sangre y al laboratorio. Hacia finales de año, se produjo un pico de violencia, y el volumen de pacientes quirúrgicos aumentó significativamente. En total, en este hospital, MSF practicó 1.940 cirugías y 21.980 consultas urgentes, y 4.080 pacientes fueron ingresados.

Durante seis meses, MSF no pudo trabajar en el centro de salud de Huth debido a la inseguridad; en marzo de 2013, por fin pudo reanudar sus actividades: atención urgente y materna y servicios de hospitalización. En septiembre, esta estructura fue reconvertida en un centro de urgencias, estabilización y referencias para grandes flujos de heridos.

MSF también organizó clínicas móviles a las aldeas más remotas de los valles de Osman y Akhraf: realizaron 5.350 consultas y trataron a 427 pacientes con malaria.

VIH y migrantes

En 2013, MSF lanzó un proyecto para pacientes de VIH en Saná y un programa de salud mental para migrantes en detención (este último, en abril).

Traspaso de programas

En febrero, MSF traspasó al Ministerio de Salud sus actividades en el hospital de Radfan (Lahj), mientras que el programa de atención sanitaria en Haradh (Hajjah) terminó en agosto.

Mohamed, de Shabwah

Hospital de MSF en Adén

Mi sobrino fue alcanzado por un disparo en Shabwah. No había hospital, nada en la zona. Este era el único sitio al que podíamos traerle. Estoy muy agradecido a MSF por la atención incondicional que nos presta a todos en este hospital.