Back to top
19.04.2017

Nigeria: la violencia provoca a diario nuevos desplazados cada vez más vulnerables

En el estado de Borno, los ataques de Boko Haram siguen causando movimientos de población y desplazamientos. Además, denunciamos que Camerún está repatriando a la fuerza a cientos de refugiados nigerianos en busca de protección y seguridad.

-A A +A

En el noreste de Nigeria, la violencia y la inseguridad siguen forzando a la población a huir de sus hogares. Según relata nuestro equipo en la zona, nuevas oleadas de desplazados están llegando a aldeas y localidades remotas del estado de Borno. Además, desde Camerún, miles refugiados nigerianos están siendo obligados a regresar a su país de origen.

Desde enero, más de 11.300 personas han llegado a la localidad de Pulka, cerca de la frontera con Camerún: ahora ya son 42.000 habitantes. Este incremento de más de un tercio de la población aumenta aún más la presión sobre los recursos para asistir a los desplazados, ya de por sí sobrecargados.

En Banki, otra localidad próxima a Camerún, hemos presenciado durante los últimos meses y en varias ocasiones cómo el Ejército camerunés está devolviendo a la fuerza a cientos de refugiados nigerianos que habían buscado protección en el estado vecino.

"Llevábamos más de un año en Kolofata (Camerún). Un día, sin explicación alguna, decidieron enviarnos a todos a Nigeria. No les pedimos que nos devolvieran a nuestro país: nos obligaron. No tuvimos elección", explica un refugiado nigeriano en Banki. Además, varios pacientes de Pulka han asegurado a nuestro equipos que habían salido de Camerún por temor a ser obligados a dar marcha atrás.

Sin medios ni cultivos

En la aislada población de Rann, en el noreste de Borno, los desplazados siguen llegando a diario. Tanto es así que en los últimos tres meses su población ha crecido en al menos 10.000 personas.

También en Dikwa, a unos 80 kilómetros, se han registrado más de 2.000 nuevos desplazados solo en las dos últimas semanas de marzo.

"Los desplazamientos y movimientos masivos de población continúan casi a diario a causa de los ataques de Boko Haram, las operaciones militares y la búsqueda de alimentos y servicios básicos", explica Himedan Mohamed, nuestro coordinador general en Nigeria.

La mayoría de los desplazados que llegan a las localidades más grandes de Pulka, Rann o Dikwa proceden de áreas inaccesibles para las organizaciones humanitarias.

Son vulnerables, a menudo presentan un mal estado de salud y dependen casi por completo de la ayuda. Además, carecen de medios para subsistir por sí mismos porque las restricciones de movimiento impuestas por el Ejército imposibilitan casi por completo las actividades agrícolas.

"Los desplazados soportan necesidades de vivienda, comida y agua cada vez mayores. Si no damos respuesta a estas y la gente sigue llegando, la situación se deteriorará con mayor rapidez aún si cabe", explica Gabriel Sánchez, responsable de la unidad de emergencias.

Con la excepción de algunas localidades, la mayor parte de la zona rural oriental del estado de Borno sigue fuera del alcance de las organizaciones de asistencia a causa de la inseguridad: trabajan sobre todo en la capital, Maiduguri, y solo unas pocas son capaces de operar de manera continua en el este del estado, donde las necesidades son más acuciantes.

"La gente carece absolutamente de todo", recalca Silas Adamou, nuestro coordinador en Rann. "Aquí viven con solo cinco litros de agua al día y para tener más se ven obligados a recogerla de los charcos".

Prestamos asistencia sanitaria a los desplazados por la violencia y a las comunidades de acogida en el noreste de Nigeria desde mediados de 2014. En la actualidad, gestionamos 12 centros médicos en siete poblaciones de Borno: Maiduguri, Monguno, Damboa, Gwoza, Pulka, Ngala y Benisheikh. Nuestros equipos también proporcionan atención periódica en Bama, Banki, Dikwa y Rann. En otras zonas del país, como Zamfara, Port Harcourt y Jahun, llevamos a cabo proyectos de gran alcance en materia de salud infantil y salud sexual y reproductiva, y respondemos a emergencias médicas como brotes de meningitis y sarampión. En la segunda mitad de 2016, nuestros equipos en Borno han realizado 175.877 consultas ambulatorias, vacunado a 146.650 niños contra el sarampión, asistido 3.218 partos y distribuido alimentos a 32.365 personas.