Back to top

Mozambique

En Mozambique, más del 13% de las personas de entre 15 y 49 años de edad tienen VIH: cerca de 2,1 millones de personas, de las cuales 34.000 también están infectadas con tuberculosis (TB).

Mapa de proyectos MSF Mozambique
14.500 
personas con VIH en tratamiento ARV de primera línea
240 
personas con tuberculosis iniciaron el tratamiento
33 
personas con hepatitis C en tratamiento
-A A +A

Las tasas de VIH y TB de Mozambique son de las más altas del mundo. En 2018, los equipos de MSF en Maputo y Beira se centraron en mejorar la detección y el tratamiento rápido de infecciones oportunistas en personas con VIH avanzado, mediante la implementación de un paquete especializado de atención y apoyo. necesario para quienes van a tener que estar en tratamiento de por vida y también para quienes presentan resistencias a los medicamentos.

El tipo de cáncer que afecta con más frecuencia a las personas con VIH es el sarcoma de Kaposi. En Maputo, hicimos un estudio de viabilidad de la doxorrubicina liposomal, un medicamento más nuevo, que demostró tener mejores resultados que otros tratamientos disponibles. En 2018, tratamos a más de 240 pacientes con este medicamento y empezamos a trabajar para que se reduzca el precio y se actualicen las pautas nacionales de tratamiento.

En 2018, iniciamos el tratamiento de 160 personas con TB resistente a los medicamentos (TB-DR) en seis centros de salud de Maputo; el 70% de ellas recibieron tratamientos menos tóxicos y sin inyecciones. Los resultados positivos preliminares de un estudio de viabilidad de MSF sobre regímenes cortos para la TB-DR han permitido al Ministerio de Salud adoptarlos como política nacional en junio.

Hemos trabajado en colaboración con una organización local para abrir un centro de acogida para personas usuarias de drogas en Maputo. Este centro ofrece diagnóstico y tratamiento del VIH, la TB y la hepatitis C y servicios integrales de reducción de daños (por ejemplo con la distribución de agujas y jeringas); cada día, fueron atendidas un centenar de personas.

También lanzamos un proyecto piloto para prevenir la transmisión de madre a hijo de la hepatitis B en uno de los hospitales más importantes de Maputo.

En Beira, gestionamos un programa de salud sexual y reproductiva, que incluía diagnóstico y tratamiento del VIH para colectivos vulnerables y víctimas de estigma, como personas que ofrecen servicios sexuales y hombres que tienen sexo con hombres. Además, unas 300 personas perticiparon en un estudio de profilaxis previa a la exposición para evitar que contraigan VIH.

También dirigimos servicios de salud sexual y reproductiva para niñas y mujeres en un centro de salud local, donde ofrecemos servicios de interrupción segura del embarazo, con el fin de reducir las altas tasas de mortalidad y el sufrimiento que se observa entre las mujeres y niñas que no tienen acceso al aborto seguro.

En 2018, traspasamos nuestro proyecto de VIH en Tete al Ministerio de Salud. Durante 16 años, nuestros equipos han desarrollado enfoques innovadores para ampliar la atención del VIH, como los grupos comunitarios de tratamiento antirretroviral (ARV) o la iniciativa comunitaria para controlar y abordar los problemas de suministro de medicamentos para el VIH y la TB.

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2018, contábamos con 430 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 10,1 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1984.