Back to top

Guinea-Bissau

Mapa de proyectos MSF Guinea-Buissau
51.000 
consultas médicas
-A A +A

Guinea-Bissau es uno de los países más pobres y menos desarrollados del mundo y, en 2016, la continua inestabilidad política debilitó aún más un sistema de salud que ya de por sí era muy deficiente.

En la región central de Bafatá, Médicos Sin Fronteras siguió trabajando para reducir la mortalidad infantil. En el Hospital Regional, la organización asumió el servicio de neonatos y la pediatría, así como el programa de nutrición para niños menores de 15 años. Asimismo, dio apoyo a varios centros médicos en áreas rurales y ofreció formación a trabajadores comunitarios de salud en el diagnóstico y tratamiento de la diarrea, la malaria y las infecciones respiratorias agudas; estos agentes de salud también están capacitados para detectar y derivar los casos de desnutrición. Para completar estas actividades, MSF organizó un sistema de derivación desde las comunidades al Hospital.

Lucha contra la malaria

Dado que cada año se produce un pico de malaria, MSF duplicó la capacidad de camas del Hospital Regional durante los meses de mayor incidencia de la enfermedad. Como medida preventiva adicional, también implementó, por primera vez en este país, un programa de quimioprevención de la malaria estacional, que llevó tratamiento preventivo del paludismo a 25.000 niños en Bafatá.

Pero además la malaria es una de las enfermedades más prevalentes en el país y muchos niños con fiebre son diagnosticados de forma errónea y tratados contra el paludismo en lugar de contra la enfermedad que en realidad padecen. Para evitar estas prácticas, MSF inició un estudio para documentar el perfil epidemiológico de las enfermedades en Bafatá y crear un árbol simplificado de diagnóstico que guíe al personal médico.

Un nuevo proyecto en la capital

En febrero, MSF comenzó a trabajar en el hospital pediátrico más importante del país, el Simão Mendes de Bissau, en colaboración con el Ministerio de Salud. La organización empezó a administrar la unidad de cuidados intensivos, con el fin de reducir la elevada tasa de mortalidad que había en este servicio. Esta mortalidad se debía esencialmente a la sepsis neonatal, las infecciones respiratorias de las vías bajas y la malaria. 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Guinea-Bissau entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, MSF contaba en Guinea-Bissau con 170 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 5,3 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1998. 

MSF España es una de las secciones de MSF que trabajan en el país. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.