Back to top

Guinea-Bissau

Mapa de proyectos MSF Guinea-Buissau
Consultas externas: 
48.200
Vacunaciones contra el sarampión en una epidemia: 
8.000
-A A +A

Debido a la inestabilidad política y las carencias crónicas de las instituciones estatales, Guinea-Bissau se encuentra entre los países más pobres y menos desarrollados del mundo.

El sistema de salud pública es disfuncional, lo que significa que muchas personas no tienen acceso a los servicios médicos y esto provoca niveles inaceptables de mortalidad, especialmente entre los niños y las mujeres embarazadas.

Durante 2015, Médicos Sin Fronteras siguió trabajando en la región central de Bafatá, gestionando la sección de pediatría del Hospital Regional. En esta zona, la población está muy dispersa, por lo que un segundo equipo trabajó en cuatro centros de salud rurales para garantizar el diagnóstico precoz y el tratamiento de los niños que viven lejos del hospital. MSF también mejoró el sistema de derivación de pacientes pediátricos para facilitar su ingreso hospitalario en caso necesario. En total, se realizaron más de 30.000 consultas a niños menores de 5 años, y entre los meses de septiembre y diciembre se detectaron muchos pacientes con malaria, ya que en el país se produce un pico de casos durante este periodo.

En julio, en respuesta a un brote de sarampión en la región, MSF prestó su apoyo al Ministerio de Salud para la vacunación de más de 28.500 niños de entre 6 meses y 5 años de edad.

Trabajar para prevenir epidemias

El cólera es endémico en el país y se han producido numerosos brotes en la última década, especialmente en la capital, Bissau. Entre julio y diciembre, MSF realizó varias campañas en la ciudad para concienciar sobre la prevención de la enfermedad. Durante este periodo, MSF también realizó cursos de formación para el personal del Ministerio de Salud, centrados en el tratamiento del cólera y en los protocolos de agua y saneamiento necesarios para la prevención y control de los brotes.

Además, en vista de la epidemia de Ébola que afectaba a la vecina Guinea, MSF dio apoyo al Ministerio en la preparación de un plan nacional de respuesta.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Guinea-Bissau entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Guinea-Bissau con 63 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 2,6 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1998.

 

Las operaciones en Guinea-Bissau corren a cargo de MSF España. Si quieres conocer más en profundidad el trabajo de nuestra sección allí, consulta nuestro Informe de Misiones.